Los mayores de Getxo reclaman reducir a 30 por hora la velocidad en el casco urbano

Los vehículos circulan por la calle Ollarretxe de Getxo. / PEDRO URRESTI
Los vehículos circulan por la calle Ollarretxe de Getxo. / PEDRO URRESTI

Los jubilados aseguran que la circulación les transmite «sensación de peligro» por «la falta de civismo» de una parte de los conductores

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las carreteras de Getxo resultan peligrosas para los mayores del municipio. Creen que la seguridad vial existente no es suficiente y reclaman una mayor prioridad para el peatón y más concienciación y educación vial para evitar situaciones de riesgo. Esta es una de las conclusiones que se recogen en el informe del plan participativo para mejorar la localidad y hacerla más amigable para los mayores. En ese documento los pensionistas de los grupos de trabajo de Getxo Lagunkoia trasladan su sensación de que hay «falta de civismo y educación vial, en un porcentaje muy amplio de la población de Getxo».

Por ello proponen aplicar una serie de medidas que pueden ayudar a cambiar este escenario. Una de ellas es limitar la velocidad del tráfico a 30 kilómetros por hora en el casco urbano. La otra es dar prioridad a los peatones frente a los vehículos a motor o las bicicletas.

«Tenemos sesnación de peligro y miedo al cruzar, porque la mayoría no paran en los pasos de cebra», «... nos ponen nerviosos con el motor encendido y como queriendo acelerar» o «no nos dejan pasar tranquilos» son algunas de las expresiones recogidas por los técnicos en el informe municipal. Para los jubilados getxotarras es muy importante reducir la velocidad del trafico. Una circulación más lenta les da más seguridad como viandantes y, a la vez, destacan los pensionista que reduce el riesgo de que se produzcan accidentes y atropellos de gravedad. Las estadísticas les dan la razón. Y es que cuando se producen este tipo de siniestros a una velocidad menor el riesgo de que sean mortales baja hasta el 5%.

Precisamente la de reducir la velocidad del tráfico a 30 por hora es una de las medidas ya planteadas por el propio Ayuntamiento de Getxo y que se recoge dentro del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) del municipio para el periodo 2017-2030. La Dirección General de Tráfico también va a impulsar la implantación de esta medida en todas las ciudades.

Los pensionistas también proponen otra serie de medidas para tranquilizar el tráfico y aumentar la seguridad de los peatones en la ciudad. Entre ellas está el contar con tiras antideslizantes en los cruces, revisar la duración de los semáforos con el fin de garantizar que estén dotados del suficiente tiempo de paso para personas con movilidad reducida o «promover la instalación de semáforos descontadores y con señal auditiva».

La «convivencia entre bicicletas, peatones y vehículos» es otra cuestión que preocupa a los mayores. Ven la existencia de bidegorris como algo positivo y defienden el uso de la bici como elemento promotor de la salud. «Andar en bicicleta es un fantástico medio de transporte, es barato, no utiliza energía, no contamina y es saludable», recoge el informe.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. A pesar de la buena imagen que tiene este medio de transporte entre este sector de la población, también creen que se debe trabajar en su conciliación con los peatones y los vehículos a motor para «evitar situaciones de inseguridad». En este sentido estiman que es necesaria una planificación previa de cara a la creación de los bidegorris para evitar las vías sin conexión, la falta de señalización o indicaciones confusas.

Los mayores también creen que entre los ciclistas es necesario mejorar los niveles de concienciación. Señalan que algunos se creen con «todos los derechos y el peatón parece que con ninguno», lo que se traduce en que «da miedo cruzar la carretera porque (las bicis) no paran en los pasos de cebra» o «van a demasiada velocidad y se pasan constantemente a la acera».