Loiu se adentra en la Edad Media

En esta feria medieval de Loiu se pueden encontrar puestos tan singulares como esta tienda de magia. / FERNANDO GÓMEZ
En esta feria medieval de Loiu se pueden encontrar puestos tan singulares como esta tienda de magia. / FERNANDO GÓMEZ

La localidad celebra un mercado en el que no faltan juglares, titiriteros, productos mágicos y gastronomía de aquella época

TERRY BASTERRA LOIU.

Un viaje en el tiempo. Un salto de 900 años hasta la época medieval. Eso es lo que propone Loiu para este fin de semana. La localidad ha engalanado edificios y calles con banderolas y estandartes propios de aquellos tiempos. Pero no solo esto. Hay titiriteros, malabaristas, saltimbanquis y juglares. También artesanos, comerciantes, música o gastronomía propia de una época que hunde sus raíces en el tiempo. Testigo de aquel periodo es la iglesia de San Pedro, un templo del siglo XII en cuya estructura se conservan elementos góticos.

La actividad estos díasse concentra en dos puntos: las plazas de Zabaloetxe y la calle Abadetxe. Por estos lugares se reparten los más de medio centenar de expositores que ponen a disposición de los asistentes productos alimenticios, textiles o artesanos. También hay artesanos que trabajan la piel, la tela o el papel y herreros. Ellos muestran de cerca cómo es cada uno de estos oficios. No faltan también puestos con un carácter más medicinal. Ungüentos para quitar males, similares a los que predominaban en la Edad Media, o plantas milagrosas para aliviar distintos dolores.

La gastronomía juega un papel importante en esta cita. Chacinería a la brasa, sidra, pasteles al horno de leña o talo trasladan a los presentes a los olores de los mercados de antaño, unos espacios que eran centro de vida en la Edad Media y que se alargaban durante jornadas y hasta semanas. Otro aspecto que no falta en Loiu es la música ni los espectáculos. Los juglares, titiriteros y malabaristas comparten protagonismo con los músicos de Akerbeltz, encargados de la verbena de esta noche a partir de las 21.30 horas.

Para fomentar que los asistentes acudan ataviados con ropajes medievales el Consistorio ha convocado un concurso que repartirá 500 euros en metálico a los mejor disfrazados. Los niños también tendrán su espacio con una zona infantil en la que podrán conocer antiguos juegos de madera o disfrutar de cuentos teatralizados. El Ayuntamiento de Loiu busca así que toda la familia disfrute en esta feria medieval. Y para que todo el que quiera pueda asistir ha habilitado dos aparcamientos especiales para facilitar el estacionamiento de los visitantes.

Temas

Loiu