El fin de la legislatura frena la nueva ordenanza de terrazas de Plentzia

Terraza de Plentzia ajena a la información. / PEDRO URRESTI
Terraza de Plentzia ajena a la información. / PEDRO URRESTI

El equipo de gobierno no tendrá tiempo de aprobar la norma, pero ha abierto un proceso de participación para recabar la opinión de hosteleros y vecinos

ALBA CÁRCAMO PLENTZIA.

La ordenanza llamada a regularizar las terrazas de los bares y restaurantes de Plentzia esperará una legislatura más. La Administración local no podrá aprobarla en lo que resta de mandato, con las elecciones municipales a menos de dos meses (26 de mayo). Por el momento, el equipo de gobierno ha abierto un proceso participativo para que tanto los vecinos a nivel particular como los principales afectados, los establecimientos hosteleros, puedan «aportar ideas y sugerencias» de cara a la futura ordenación, explicó el alcalde, David Crestelo. Podrán hacerlo hasta después de Semana Santa.

La normativa, algo «necesario», se enfrenta a un largo proceso. Con esta convocatoria inicial, pretenden «ir definiendo» unos objetivos que vayan más allá del anterior texto, «genérico» y que data de hace una década. Así, buscan adaptar la regulación a las particularidades de Plentzia y a la nueva realidad, especialmente a las «leyes de accesibilidad» vigentes. También quieren que el texto se convierta en una herramienta «moderna y ágil» que «responda a las necesidades del sector», precisó Crestelo, y que facilite el día a día en el Ayuntamiento, puesto que «la anterior -explicó- genera dificultades a la oficina técnica a la hora de aplicarla».

Además de contar con la opinión de los residentes en la villa, debe «trabajarse» entre todas las formaciones políticas. Y es que se trata de un tema polémico en el ámbito institucional. El grupo Independientes, de hecho, denunció hace algo más de un año al regidor de EH Bildu por «dejación de funciones» por no exigir el cobro de la tasa fijada -2,37 euros por metro cuadrado ocupado y año- a todos los bares y restaurantes que colocan sus mesas en suelo público de titularidad municipal. La Fiscalía Provincial de Bizkaia archivó en enero la querella.

Tres tipos de suelo

Entonces, Crestelo aseguró que «queremos pasar página, que las aguas vuelvan a su cauce por esta última denuncia, que lo que ha hecho es crispar a colectivos como el de los comerciantes. Pedimos que nos dejen trabajar, que en Plentzia hay muchas cosas por hacer».

En lo que sí coinciden los partidos es en que la situación de las terrazas requiere una solución, puesto que incluso cabe la posibilidad de que haya negocios que abonan la tasa a los que no les correspondería. El alcalde encargó un informe a la Policía Local para tener una radiografía precisa de la realidad, puesto que no se sabía en el caso de algunos de los 38 negocios inspeccionados si las sillas y mesas estaban colocadas sobre suelo municipal, privado o de la Demarcación de Costas. En el primero de los casos, el que compete al Ayuntamiento, hay a priori 18 bares y restaurantes. De ellos, 10 no estaban dados de alta en la tasa correspondiente y, por tanto, no la abonaban.