La ladera de Arrigunaga estará afianzada de forma definitiva en mayo

Las primeras obras en la ladera se realizaron en enero de 2018, tras aparecer las grietas. / PEDRO URRESTI
Las primeras obras en la ladera se realizaron en enero de 2018, tras aparecer las grietas. / PEDRO URRESTI

La última fase de los trabajos va a consistir en sustituir el material de relleno allí existente para colocar otro con un mejor drenaje y mayor firmeza

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La fijación de la ladera de Landene, en las inmediaciones de la playa de Arrigunaga, estará culminada en mayo. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Getxo ha aprobado adjudicar unos trabajos que se prolongarán durante dos meses y costarán unos 250.000 euros. Estas obras persiguen poner fin a la inestabilidad de una pendiente en la que se celebra la Sanjaunada y que en enero del pasado año se vio afectada por un corrimiento de tierras.

«Tal y como estaba daba miedo pasar por aquí», confiesa Eva, una vecina residente en la zona y que está convencida de que «era necesario hacer esto antes del verano». La mujer apunta que, «basta ver la cantidad de gente que se anima a pasear por aquí en estos días tan buenos que hay en febrero, para imaginarse lo que será a partir de junio».

La actuación que se va a llevar a cabo en la ladera recoge varias medidas. Lo primero que se va a hacer es quitar el manto vegetal para poder luego extraer la tierra de relleno allí depositada en el pasado y a la que se considera causante de los problemas. No quedó bien afianzada en su momento.

Para que esto no vuelva a pasar en la parte inferior se instalará una red de tuberías para que drene correctamente el agua de lluvia. Sobre ella se colocará un nuevo relleno de material árido y permeable. Y por encima se dispondrá una nueva capa de tierra vegetal. Se busca que las tormentas torrenciales no vuelvan a generar un deslizamiento en esta zona. La superficie sobre la que se va a actuar es de 2.500 metros cuadrados.

Fue en enero de 2018 cuando surgieron unas grietas en esta campa de propiedad municipal durante un episodio de fuertes precipitaciones. El terreno no consiguió absorber el agua correctamente y cedió. Lo primero que hizo el Ayuntamiento fueacotar la zona por cuestiones de seguridad y evitar así accidentes. Después se dio luz verde una primera fase de las obras para restablecer la estabilidad temporal de la pendiente.

Fue una intervención de urgencia, en la que se sellaron las grietas, se realizaron catas geotécnicas para conocer las características del subsuelo y saber qué hacer para evitar futuros corrimientos de tierras. También repusieron las redes afectadas.

La actuación saldrá algo más barata de lo previsto inicialmente. La Administración local ha aprovechado para presentar su plan y obtener unas ayudas forales destinadas a este tipo de proyectos. La Diputación aporta 156.275 euros, con cargo al fondo de ayudas para imprevistos, que servirán para costear parte de unos trabajos que comenzarán próximamente y finalizarán en mayo.

Temas

Getxo