El pleno de Getxo rechaza reprobar al concejal de Deportes por contratar a familiares

El concejal de Deportes, Alvaro Gonzalez, en una imagen de archivo./PEDRO URRESTI
El concejal de Deportes, Alvaro Gonzalez, en una imagen de archivo. / PEDRO URRESTI

Guk se queda solo en su petición de sancionar al presidente de Getxo Kirolak, organismo que suscribió varios contratos con empresas de sus cuñadas hasta 2016

TXEMA IZAGIRRE

El pleno de Getxo ha rechazado hoy reprobar al concejal de Deportes, Álvaro González, porque la sociedad Getxo Kirolak, de la que es presidente, contrató a familiares cercanos suyos entre los años 2010 y 2016. En concreto, a dos empresas de sus cuñadas, que en este plazo facturaron casi 600.000 euros, entre las dos, a la entidad deportiva.

En verano de 2016, Guk presentó un recurso de reposición contra la prórroga del contrato de las colonias de verano a una de sus cuñadas. Se declaró extemporáneo, fuera de plazo, porque tardó en llegar a Getxo Kirolak. Unos meses más tarde, en mayo de 2017, llevó a los tribunales la resolución. Y exigió al juez «la nulidad del contrato por incumplir los pliegos administrativos, los estatutos de Getxo Kirolak y la ley que impide contratar a familiares». El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 admitió a trámite la querella y ha anulado la prórroga, según la formación que integran Equo, Ezker Anitza y Podemos en Getxo.

El partido llevaba al orden del día del pleno de hoy una moción para que los grupos reprobaran al edil. El concejal Enrique Olaso ha solicitado en el pleno que «sea sancionado disciplinariamente» y que se apruebe «un código ético eficaz para todos los ediles. Queremos un código de todos, no el suyo», les ha lanzado a los responsables del gobierno locales, PNV y PSE. Incluso ha requerido «marcar una línea roja» para que no vuelva a suceder nada parecido. El intento no ha prosperado. El PNV, además de PP y Ciudadanos, que ni siquiera han intervenido en este punto, han rechazo la iniciativa. EH Bildu se ha abstenido. Solo Guk, el partido proponente, ha votado a favor. Aun así, el debate se ha convertido en un disparo de reproches por las formas de hacer política del grupo.

Koldo Iturbe, portavoz del PNV, ha lanzado que la acusación contra el responsable de Getxo Kirolak es fruto de «una campaña preelectoral» de ese grupo después de saber que la resolución tomada por González «era correcta, según apreció el juez».

Mentira con malicia, según el PNV

Iturbe ha añadido que lo lanzado por Guk es «una mentira con malicia para intentar tapar su incapacidad política». Y desde EH Bildu, el edil Ibon Rodríguez ha apostillado que «tan duro como la corrupción que denuncia Guk es estirarla como un chicle para sacar un rédito electoral». Rodríguez ha admitido que igual que se han hecho cosas bien en Getxo Kirolak, hay cosas que cambiar. También ha defendido la necesidad de implantar un código ético y de que cuestiones como la sucedida con la contratación mencionada no deberían repetirse. .

Rodríguez no ha admitido que esta formación política dijese que únicamente su grupo «actuaba de forma clara» en este asunto. El edil abertzale ha recordado que «cuando su grupo político pide respeto, resulta que nos lo han denegado a los demás».

A partir de ahí, el tono del debate se ha ido elevando. El portavoz socialista, Txefo Landa, se ha quejado porque desde Guk les habían lanzado en pleno epítetos como «expoliadores». La portavoz, Paula Amieva, les había acusado de «indecentes» en un punto anterior. «Carecéis de cualquier tipo de código moral y encima os dais por ofendidos», les ha respondido el edil socialista.

Pero lo peor para Guk aún estaba por llegar. El alcalde, Imanol Landa, cuyas intervenciones en los plenos son contadas, ha soltado lastre por «las faltas de respeto» registradas en las sesiones y ha pedido perdón por sentirse «insultado».

El primer edil ha acusado a Guk de «trabajar con una falta de diligencia que es penosa cuando dispone de personal liberado igual que el resto de fuerzas». A su juicio, «la incapacidad de argumentar o llegar a acuerdos de este partido ha llevado a este grupo a avalar la corrupción como arma política rentable». Algo que en el caso del presidente de Getxo Kirolak se ha traducido en «argumentos descabalgados por una sentencia judicial que no acoge ni una sola de sus difamaciones», ha concluído.

Guk, mientras, ha comparado lo ocurrido en Getxo «con la trama de Miguel» y ha acusado a la oposición de «permitir que el clientelismo y la contratación entre familiares y amigos reine» en la localidad.

 

Fotos

Vídeos