Los jubilados de Romo se ponen el buzo y arreglan los desperfectos de la Nagusien Etxea

Los voluntarios se afanan en recuperar el espacio. / E.C.
Los voluntarios se afanan en recuperar el espacio. / E.C.

La iniciativa busca poner en valor un espacio cuyo futuro pende de un hilo, con una propuesta de derribo por parte del Ayuntamiento

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Los jubilados de Romo se han puesto manos a la obra para mejorar el Ibar Nagusien Etxea. «Algunos socios y socias se han animado a lavar un poco la cara al edificio y están limpiando y pintando tanto los ventanales como el patio», comenta el presidente de la asociación de mayores del barrio, Rafa Martín. Un trabajo añadido al que ya realizan los voluntarios para mantener abierto el servicio desde hace casi un año. Sucedió poco después de trasladaron a la tercera planta de la Kultur Etxea de Romo servicios como los de podología y peluquería, para abrir en ese espacio un Hogar del Jubilado que ha sido muy criticado por estas personas.

Respecto a los locales de la calle Lope de Vega, Martín asegura que «el aspecto que tenía era bastante lamentable». Así que se pusieron manos a la obra el pasado sábado. Hasta una docena de voluntarios ha echado un cable, ayudando también en la limpieza. Las propias tareas impiden en algunos casos la participación de más personas. «Tampoco hay brochas para todos», comenta Martín.

Se compraron los materiales y la pintura precisos para cambiar el aspecto del edificio. Una tarea más a sumar a las que ya de por sí realizan los voluntarios jubilados para mantener en funcionamiento el Ibar Nagusien Etxea. En la actualidad, solo les realizan «las tareas de limpieza y la compra de gasoil para la calefacción desde el Ayuntamiento». La Administración local les otorga una subvención anual con la que llevan adelante las actividades. Aunque para que se hagan realidad hay entorno a medio centenar de asociados que trabajan en promoverlas y mantener esta sede en funcionamiento.

Miles de socios

El Nagusien fue fundado en noviembre de 1987 y la asociación se creó en el año 2001. Actualmente, tiene unos 6.300 socios, aunque unas 1.500 personas son las que acuden a la Ibar Nagusien a lo largo del año. Es un cálculo aproximado efectuado por el propio presidente.

No obstante, Martín destaca que en las últimas semanas se ha notado que «hay una tendencia a incrementarse la afiliación». El presidente de la asociación reclama mantenerlo como estaba. «Recuperar el servicio de peluquería y podología sería importante para nosotros. Eso no cuesta un euro al Ayuntamiento. Los profesionales cobran por los servicios que ofrecen», justifica. El traslado de los mismos a la Kultur Etxea de Romo, que arrancó el 18 de mayo del año pasado, marcó la apertura allí del nuevo hogar para mayores.

También pide Martín abrir un centro de día en el que fuera euskaltegi del barrio, que permanece cerrado y sin uso. En cualquier caso, el presidente del Ibar Nagusien pide que todos los partidos den su opinión sobre lo que harán para el futuro con este edificio de Lope de Vega y las antiguos aula y euskaltegi. La cita ya la han lanzado para el día 16 de abril, a las 18:30, en este edificio.

Temas

Getxo, Romo