«Intentamos dar con todos los casos de mayores aislados»

El programa del Ayuntamiento de Leioa se dirige a los mayores que viven solos. / FERNANDO GÓMEZ
El programa del Ayuntamiento de Leioa se dirige a los mayores que viven solos. / FERNANDO GÓMEZ

Leioa prolonga su programa para detectar a ancianos en riesgo de exclusión social y reduce a los 80 años la edad para identificarlos

T. B. / E. M. LEIOA.

«Intentamos dar con todos los casos de mayores aislados». Ese es el fin del programa puesto en marcha por el Ayuntamiento de Leioa para la detección de la soledad en las personas mayores. Según explica el socialista Juan Carlos Martínez, edil de Acción Social en este consistorio, la iniciativa no es nueva, ya se impulsó de forma experimental el pasado año. Pero en este 2019 se quiere desarrollar aún más y abarcar a un sector más amplio de la población.

Leioa cuenta con 560 personas mayores de 75 años que están empadronados solos en sus domicilios. Una empresas especializada contratada por el Ayuntamiento se encargó el pasado año de localizar a los vecinos mayores de 88 años. Primero les enviaron cartas y luego les llamaron por teléfono. Querían mantener una reunión con ellos para conocer «en qué estado se encontraban, su cuidado personal, el contacto que mantienen con sus familias, si sufren aislamiento social y ver las condiciones de las viviendas en las que residen». También, apunta Martínez, la posible existencia de barreras arquitectónicas en el hogar o en su edificio.

El trabajo se desarrolló en 2018 con 115 ancianos. De cada uno de ellos se ha elaborado una ficha individualizadas en la que se recogen sus principales demandas. En algunos casos se trata de ser beneficiarios del servicio de ayuda a domicilio, en otros solicitan ayudas a la dependencia. «Ese informe nos permite saber la intervención que se necesita en cada caso», explica el concejal, quien añade que también pueden constatar si estos mayores precisan un baño adaptado en su vivienda o adecuar la instalación eléctrica a la normativa vigente, en los casos de los domicilios más antiguos.

Lo que ya se ha hecho a los 115 mayores de 88 años a los que se le ha realizado una ficha sobre sus condiciones de vida y de contacto con sus familiares y vecinos es instalar un detector de humos para poder dar una rápida respuesta en caso de que se produzca un incendio en sus hogares.

El programa va a tener continuidad. Durante este 2019 se va a reducir la horquilla de edad. Se dirigirán a personas entre 80 y 88 años. Juan Carlos Martínez sospecha que dentro de esta franja pueden darse más casos de ancianos que se encuentren en situación de soledad y que hayan pasado desapercibidos a los servicios sociales. Por un lado porque la muestra será mayor -se estima que el programa puede requerir este año de más fondos que los 24.000 destinados en 2018- y por otro porque el edil indica que «las personas con edades muy altas no suelen vivir solas o estar desatendidas, sus familias tienden a estar muy pendientes».

Pero según la edad baja esta atención de los descendientes, en caso de que los haya, estima el edil, puede ir a menos. Por eso en el Ayuntamiento quieren saber si existen también personas dentro de este rango de edad que vivan en riesgo de exclusión social y a quienes desde el Ayuntamiento de Leioa se pueda cubrir parte de sus necesidades.

Temas

Leioa
 

Fotos

Vídeos