A prisión un hombre por agredir sexualmente a dos menores de su familia en Getxo

A prisión un hombre por agredir sexualmente a dos menores de su familia en Getxo

El presunto agresor, de 44 años, habría abusado de las dos hijas de una pariente, que acudió a la Ertzaintza para denunciar los hechos

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La Ertzaintza detuvo este jueves en Getxo a un hombre de 44 años acusado de abusar y agredir sexualmente a dos menores de su propia familia. El arrestado fue puesto a disposición judicial tras realizar las diligencias pertinentes y se decretó su inmediato ingreso en prisión.

El pasado dos de mayo, una mujer se personó en dependencias de la Policía vasca para denunciar que su hija, menor de edad, estaba siendo supuestamente víctima de abusos de sexuales por parte de un familiar. Posteriormente, se pudo averiguar que otra hija de la denunciante, que en la actualidad ya es mayor de edad, fue también agredida sexualmente en la adolescencia por este mismo individuo, según han informado fuentes del departamento vasco de Seguridad. Al parecer, esta joven no dijo nada en su momento a nadie de su entorno porque, según declaró, había recibido amenazas.

Otro caso en Barakaldo

Este el segundo caso de menores agredidas sexualmente en Bizkaia por un familiar en una semana. El jueves pasado, un hombre de 52 años fue detenido por presuntos abusos continuados a su hija de 12. Según el relato que hizo la menor, estos habrían comenzado mucho tiempo atrás, cuando ella tenía seis años. El juez encargado del caso decretó el ingreso en prisión del acusado.

Tras sufrir la última de estas supuestas agresiones, la niña reveló la situación a un profesor del colegio baracaldés donde estudiaba. El centro comunicó los hechos a la Policía autonómica, que procedió al arresto del padre. De forma paralela, los servicios sociales de la Diputación se hicieron cargo de la niña, que fue trasladada al hospital de Cruces para hacerle un examen. Los médicos no encontraron señales de abusos recientes, pero la adolescente sí presentaba lesiones más antiguas que ya se habían curado. Tanto la madre, que declaró ante el juez en calidad de testigo, como el hijo mayor aseguraron que desconocían lo que estaba sucediendo en el seno de su familia.