Los independientes proponen formar gobierno con PNV y EH Bildu en Sopela

Jon Andoni Gerediaga. / E. C.
Jon Andoni Gerediaga. / E. C.

Pendientes de conversaciones, DB-TU daría la alcaldía a uno de los dos partidos mayoritarios y dejaría fuera a PSE y Podemos

ALBA CÁRCAMOSOPELA.

Jon Andoni Gerediaga, único concejal de Denok Batera-Todos Unidos, tiene la llave de la gobernabilidad de Sopela. Los bloques parecen claros: PNV y PSE, que suman ocho corporativos, por un lado; y EH Bildu y Elkarrekin Podemos, con el mismo número de ediles, por otro. El representante de la formación vecinal trasladó ayer tanto a los jeltzales como a los soberanistas su propuesta, tras «varias reuniones y negociaciones» con ambos desde el 26-M. Su plan: un pacto de gobierno entre jeltzales, abertzales y DB-TU, que ocuparía una concejalía. A falta de conversaciones más concretas, las dos formaciones mayoritarias se repartirían el puesto de primer edil y de teniente alcalde. El plan de la formación independiente dejaría fuera a Podemos, con dos representantes, y al PSE, con uno.

«Proponemos una forma de gobernar en la que la que la información y las propuestas sean conocidas por todos los grupos y por la ciudadanía», define Gerediaga para quien la fórmula es «integradora». Además, «respeta la decisión de los vecinos en base a la decisión de las pasadas elecciones».

Ahora la pelota está sobre el tejado de jeltzales y soberanistas. El PNV y el PSE, que han gobernado conjuntamente esta última legislatura, aspiran a hacerlo de nuevo tras el preacuerdo alcanzado por sus ejecutivas. Mientras que EH Bildu quiere tomar las riendas de la Administración local a través de un «tripartito progresista y de corte municipalista y vecinal», fórmula que, a su juicio, dará «más estabilidad y seguridad al buen funcionamiento del Ayuntamiento de Sopela y al proyecto de cambio y mejora que proponemos para nuestro pueblo».

«Esta idea se sustenta sobre los principios de corresponsabilidad y de cogestion: EH Bildu va más allá de solicitar un apoyo a su candidatura, sino que propone a DB-TU y a Elkarrekin Podemos pasar de una oposición propositiva y fiscalizadora a una posición de gestión directa y conjunta», subrayan en la formación soberanista. El partido morado ha cogido el guante y ya la semana pasada avanzó que formarán parte «del bloque del progreso y la transformación» con el objetivo de que «las izquierdas sumen en Sopela y podamos materializar el cambio que se merece nuestro pueblo».

Tienen, eso sí, dudas de que DB-TU, un partido que precisan «pedía el voto para cambiar las cosas», se sume. Recuerdan, en ese sentido, que hace cuatro años Denok Batera «tenía la llave para conseguir una alcaldía y un gobierno progresistas» y «decidieron no apostar por la transformación en Sopela, por lo que saber qué sucederá en esta ocasión es impredecible».