Impugnan las primarias del PSE para elegir candidato a la Alcaldía de Getxo

El equipo de Almansa denuncia la reciente afiliación de decenas de inmigrantes vinculados a una ONG de la que la ganadora, Carmen Díaz, es tesorera

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La batalla entre los dos candidatos a encabezar el PSE de Getxo en los próximos comicios locales puede tener continuidad más allá de las primarias. El equipo que apoya a Luis Almansa, secretario de la Agrupación el Algorta, ha presentado un recurso ante la Comisión de Garantías del Comité Federal por el que impugnan los resultados de aquella votación interna que dio como vencedora y candidata a la Alcaldía getxotarra a Carmen Díaz, secretaria de Movimientos Sociales y Gestión de la Diversidad del partido en Bizkaia.

Lo hacen porque, según afirman, poco antes de la votación del 22 de octubre, apreciaron una serie de aciones «anti éticas». «En Las Arenas la batalla ha sido muy sucia. Hemos visto muchos votantes africanos y de otros países, afiliados recientemente con el objetivo de participar en las primarias». Se trata, según los denunciantes, de personas vinculadas a la ONG Bidea Eginez, de la que es tesorera Díaz, una organización que tiene a su vez la sede en la propia agrupación socialista de Las Arenas y Romo.

Según la candidatura derrotada «han sido cerca de 30 votantes, sin apenas recursos y que no pueden permitirse abonar 36 euros para afiliarse» los que fueron «incluidos en el censo» y ejercieron su derecho al voto. Se da la circunstancia de que Díaz se impuso por 153 papeletas por las 120 que logró su rival. Para los perdedores crucial en ese resultado han sido los movimientos que denuncian y por eso han dado traslado a la Comisión Federal.

Además aseguran que desde la dirección provincial «se ha beneficiado a la parte oficial», la que sigue la línea de Pedro Sánchez, para castigar a quienes en su día respaldaron al exlehendakari Patxi López. A esto añaden que «se han realizado movimientos de afiliados a las dos agrupaciones (Algorta y Las Arenas-Romo)». Eso les lleva a estar convencidos de que «todo ello no ha podido ser más que dirigido y ejecutado con la información y recursos de los órganos ejecutivos del partido de Bizkaia».

Por todo ello solicitan a la Comisión de Garantías que se analice qué ha pasado y se eche marcha atrás. Proponen la anulación de las primarias y que sea este organismo federal el que designe un candidato de consenso o programe una nueva votación en el que sea válido el censo utilizado hace un año para elegir al secretario general del PSOE.