«Gorliz es puntero en traumatología y rehabilitación»

Iñigo Urkullu saluda a uno de los pacientes del centro sanitario./Fernando Gómez | E.C.
Iñigo Urkullu saluda a uno de los pacientes del centro sanitario. / Fernando Gómez | E.C.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, visita las instalaciones del antiguo Sanatorio Marino, que este año cumple 100 años

ÍÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA

El Hospital de Gorliz, antiguo Sanatorio Marino, ha cumplido su centenario este año. Una edad con la suficiente entidad como para merecer la visita del lehendakari, Iñigo Urkullu. El acto tuvo lugar ayer y permitió al mandatario conocer las instalaciones del centro y el trabajo de sus profesionales. El pasado año atendieron a más de 2.300 personas ingresadas y a más de 40.000 pacientes en consultas externas.

Urkullu puso en valor «la confianza de pacientes y usuarios, así como la dedicación de todas las personas profesionales sanitarias, administrativas y directivas». Su recorrido se centró en las unidades de Terapias de Rehabilitación donde charló con los ingresados y quienes les cuidan. Su siguiente parada fue la exposición conmemorativa 'Adaptarse para seguir creciendo', donde se repasa los cien años de historia de este centro que cuanta con 179 camas y una plantilla de 339 profesionales. La muestra, ubicada en el vestíbulo, esta formada por diferentes paneles con fotografías de diversas etapas y una vitrina donde se exponen diversos objetos históricos.

El edificio aborda ahora la rehabilitación de las zonas de traumatología, quemados y recuperación de perdonas que han sufrido amputaciones. También se renovará el área en el que se atiende a pacientes con daño cerebral y otros procesos de rehabilitación que requieren hospitalización. Cuenta, además, con unidades de Cuidados Paliativos, Estabilización y Convalecencia y hospital de Subagudos.

Evolución

Acompañado, entre otros, por la consejera de Salud, Nekane Murga, y el director general de Osakidetza, Juan L. Diego, así como por la directora-gerente del Hospital de Gorliz, Carmen Rodríguez, Iñigo Urkullu destacó que «el hospital ha ido evolucionando para adaptarse a las nuevas necesidades». «Es puntero en ámbitos como traumatología o rehabilitación», ensalzó.

El lehendakari destacó el «modelo sociosanitario implantado en este hospital donde las personas son el centro donde pivotan los servicios asistenciales». En este punto matizó que el objeto de atención «no son solo los pacientes, también las familias y los cuidadores son parte activa de los programas», concluyó su alocución ante una representación de la plantilla.

El hospital que curaba a los niños con aire puro y sol

Como muchos centros hospitalarios construidos junto al mar a principios del siglo XX, el Sanatorio de Gorliz nació para combatir la tuberculosis, la peste blanca, del único modo posible hace un siglo: con sol y aire puro. El hospital fue construido en un emplazamiento que escogieron tres médicos que habían recorrido Europa estudiando los mejores sanatorios. Abrió en 1919 y fue un centro exclusivamente infantil hasta el final de la década de 1980. Pasó a formar parte de la red de Osakidetza en 1985.