El gobierno local de Erandio aprueba una rebaja del IBI que la oposición tacha de insuficiente

PNV y PSE reducen un 4% el tipo impositivo de este impuesto a las viviendas y eliminan el gravamen especial a los pisos con un valor catastral de más de 300.000 euros

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

Los votos del PNV y PSE en Eradio fueron suficientes para sacar adelante una rebaja del 4% en la rebaja del tipo general que se aplicará al IBI, para el próximo año. La medida también elimina el gravamen especial para los pisos con un valor catastral superior a los 300.000 euros.

El nuevo tipo impositivo será de un 0,24, una décima menos que el actual. También se rebaja dos décimas el que se aplica al comercio, pasando a un 0,50, mientras se mantendrá el destinado a las industrias, establecido en un 0,67. Por otro lado se gravará a las empresas y establecimientos comercial con un valor catastral superior al medio millón de euros con un 1,10 y 1,60, respectivamente. Con esta última medida se espera recaudar «339.000 y 399.000 euros por parte de cada uno de estos dos sectores», apuntó la delegada de Hacienda Iratxe Ruiz.

La propuesta no resultó del agrado de la oposición. Votaron en bloque en contra. La portavoz de Ganemos, Arantza Cenitagoya, calificó de «paripé», esta rebaja de un impuesto que, recalcó, está «muy por encima de otros municipios limítrofes». Como ejemplos puso «Bilbao, donde se aplica 0,19, o un 0,17 en el caso de Leioa». Finalmente recordó que «recientemente hemos presentado una petición avalada por 2.000 firmas rebajando la bajada de los tramos del IBI».

Desde las filas de EH Bildu Ana Crespo calificó de «buena noticia la bajada de los últimos años para acercarse a la media de Bizkaia». Si bien» solicitó que el IBI «este emparejado a los ingresos familiares y la puesta en marcha de una ordenanza de bonificaciones pendiente desde hace tres años».

La representante del PP, Aiala Eguíluz, se posicionó en contra dado que, «pese a la rebaja continúa, sigue siendo excesivo respecto a la media del territorio». Finalmente el concejal no adscrito, Rafa Vaquero, apuntó que «hemos perdido una gran oportunidad de una rebaja más en profundidad». El alcalde Joseba Goikouria destacó que «no podemos perder ingresos por este concepto. El problema es que hasta 2016 los valores catastrales estaban desfasados».

El pleno también aprobó iniciar licitación el servicio de autobús interurbano municipal ¡Ebusa. Se destinarám añgo más de 2, 5 millones de euros a este servicio durante un periodo de cuatro años prorrogable dos más. Los licitadores deberán incluir entre la documentación, sendos protocolos de protección de mujeres, de conductores y usuarios. Se trata de uno de los servicios con más aceptación popular del municipio.

Desde las bancadas de la oposición reclamaron diversas mejoras en este transporte público como la ampliación a los fines de semana, cambios de horarios y de recorridos «para no tener ciudadanos de primera y segunda», en palabras de la concejala de Ganemos, Margarita Vicente. También apostaron desde los partidos de la oposición por la «gestión directa del servicio», según enfatizó la representante de la coalición soberanista Ana Crespo.

Otro de los puntos del día que se abordó afectó a la plantilla municipal compuesta por más de 200 personas. Estos empleados verán incrementadas sus retribuciones en un 1,5% con carácter retroactivo al 1 de enero del presente año. De esta manera, las autoridades locales apostaron aplicar el tope máximo de subida aprobado desde EUDEL.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos