El gobierno de Erandio aprueba en solitario un presupuesto de 34,5 millones

Las cuentas incluyen algunas mejoras en las instalaciones deportivas de la localidad. / PEDRO URRESTI
Las cuentas incluyen algunas mejoras en las instalaciones deportivas de la localidad. / PEDRO URRESTI

Toda la oposición votó en contra del proyecto, que incluye mejorar la calle principal de Astrabudua y un ascensor en Ategorri, por no «dar solución a los problemas del pueblo»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

El Ayuntamiento de Erandio sacó ayer adelante su presupuesto municipal con el apoyo de los dos socios de gobierno, PNV y PSE y el voto en contra de todos los partidos de la oposición. Las cuentas suman más de 34,5 millones de euros, dos más que este año. La mayor parte del dinero que gestionará el Consistorio irá, como siempre, a «levantar la persiana» del municipio. Los gastos corrientes llegan a los 16,8 millones. Es decir, la luz, el agua, la limpieza...

Mientras, las nóminas de los funcionarios y otros empleados del Ayuntamiento, incluídos los políticos, supondrán 13, 7 millones el año que viene. Por otro lado, el documento reserva una partida de más de dos a inversiones en el municipio. En este capítulo destaca, por novedoso, un ascensor en el barrio de Ategorri, una zona donde residen bastantes personas de edad avanzada a las que les cuesta acceder a sus viviendas. «Ya hemos mantenido algunas reuniones con el vecindario y este nuevo servicio se pondrá en marcha a lo largo del próximo año», se comprometió el concejal de Urbanismo, Egoitz Bilbao.

16,8 millones cuestan los gastos corrientes del Ayuntamiento
la luz, el agua, los servicios de limpieza, de jardinería...
13,7
millones supondrán el próximo año los sueldos de los funcionarios y trabajadores en el Ayuntamiento, incluídos los políticos.
2
millones se dedicarán a inversiones, más el «ahorro» de este año.

Además, se destinarán al menos 180.000 euros a proyectos de mejora en las zonas rurales. Entre las obras recogidas destaca la reurbanización de la delantera de Tartanga, que ya arrancado este año con el derribo de diferentes pabellones en desuso, o acabar la reforma del antiguo mercado. También se prevé la regeneración de la calle Consulado de Bilbao en Astrabudua y el comienzo de la reurbanización del barrio San José de Erandio Goikoa, que ya ha aparecido en presupuestos anteriores y que se ha ido posponiendo año tras año. El capítulo de inversiones no se encuentra cerrado a la espera de «conocer el remanente de tesorería cuando se liquide el ejercicio», destacó la edil de Hacienda, Iratxe Ruiz. También se destinarán partidas importantes a inversiones en el área de Deportes, a arcos de seguridad y material en las bibliotecas municipales o a la reforma de la cuarta planta de la residencia San José.

La principal fuente de financiación del Ayuntamiento serán las ayudas de administraciones supramunicipales - sobretodo Udalkutxa, la caja común de los ayuntamientos de la Diputación- con algo más de 17 millones, seguida de los algo menos de 8 que se espera recaudar con los impuestos directos o los más de 6 a cargo de tasas. También se prevén beneficios por la venta de patrimonio, como parcelas.

Empleo y políticas sociales

La concejala de Hacienda reconoció que las cuentas «no destacan por su fuerza inversora, si bien conjugan actuaciones destacadas y de especial relevancia con otras que tienen en cuenta a cada barrio». Y definió el documento como «responsable, estable y realista, que apuesta por las personas y su bienestar». El portavoz socialista, Jorge González, aseguró que «seguimos manteniendo todos los servicios públicos, especialmente en las áreas dirigidas a las personas que más lo necesitan, incluso aumentando algunas partidas de empleo y políticas sociales». Aun así, toda la oposición coincidió en que el presupuesto «no da respuesta a los problemas del pueblo». La portavoz de EH Bildu, Ana Crespo, lo calificó de «continuista» y recordó que el equipo de gobierno no ha aceptado enmiendas del grupo para crear «un frontón en Astrabudua, aparcamientos públicos, aumentar el parque de pisos sociales o ayudas al alquiler para jóvenes». Ganemos censuró que «no se refleje ninguna fecha ni cuantía económica específica para ejecutar las inversiones», en palabras de la concejala Arantxa Cenitagoya.

La representante del PP, Aiala Eguiluz, justificó su posicionamiento en contra para «no ser cómplice del rosario de incumplimientos de un equipo de gobierno para quien los presupuestos son un papel que lo aguanta todo, un papel mojado. «Las zonas de esparcimiento de perros no se mantienen en condiciones como año tras año, las colonias felinas siguen sin funcionar debidamente y el problema del aparcamiento sigue existiendo», ejemplificó. El concejal no adscrito, Rafa Vaquero, volvió a reclamar la «remunicipalización de los servicios» adjudicados a la iniciativa privada.

 

Fotos

Vídeos