Getxo se muestra inflexible en el proyecto del cambiazo del Puerto Viejo

Fueron los vecinos del Puerto Viejo los que denunciaron la «altura excesiva» de una casa./Pedro Urresti
Fueron los vecinos del Puerto Viejo los que denunciaron la «altura excesiva» de una casa. / Pedro Urresti

El Ayuntamiento reitera la anulación del permiso concedido en 2008 al diseño de una obra para reformar una vivienda que fue modificado de forma fraudulenta

TXEMA IZAGIRREGetxo

Los partidos de Getxo volvieron a volcarse a favor del Ayuntamiento en el asunto del «cambiazo» de planos de una vivienda del Puerto Viejo que no respeta la estética de este barrio marinero, parte del cual está protegido a nivel arquitectónico. Tanto los integrantes del gobierno local (PNV y PSE), como Guk, PP y Ciudadanos, votaron a favor de seguir declarando nula la licencia concedida a esta vivienda, igual que lo hicieron hace un par de meses. EH Bildu optó por abstenerse tras recalcar que era «un asunto grave», tal y como indicó Maite Arraiza, concejala de la coalición.

Fueron los vecinos del Puerto Viejo quienes con sus denuncias mayoritarias hicieron saltar la espita. Alertaban de una «altura excesiva» del inmieble El Ayuntamiento había concedido todos los permisos para construir la casa en la calle Ribera, pero resultó que los planos y documentos del proyecto que había en Urbanismo de Getxo y en la Diputación eran diferentes.

Así lo descubrieron los técnicos y el asunto se echó para atrás en un pleno anterior al declarar nula la licencia de primera utilización concedida en 2008 tras el final de la obra, cuestión que se refrendó ayer. El PP aseguró que cuestiones así ponen en duda la seguridad de la oficina de Urbanismo porque hubo «un cambiazo de documentos», como apuntó el edil popular, Iñaki Gamero. Pero el responsable de Urbanismo, Joseba Arregi, aseguró que «hoy en día no pasaría algo así porque todo está informatizado».

En la misma sesión se cerraron las cuentas de 2017 medió un abismo entre el gobierno (PNV y PSE) y la oposición de Getxo. En el debate del pleno de ayer, mientras el responsable de Hacienda, Inaxio Uriarte, defendió la ejecución del presupuesto prorrogado del año pasado, el resto criticó que siempre se deja mucho dinero sin gastar y que hay un remanente demasiado elevado.

«Sin gastar 45 millones»

Uriarte abanderó que se gastó el 103% del montante. «Lo hemos clavado», lanzó, asegurando que el desvío era mínimo, de poco más del 0,6%. Pero el resto difiere mucho de esos argumentos. El PP volvió a ser muy crítico. El portavoz de este grupo, Eduardo Andrade, censuró que se hayan dejado «sin gastar 45 millones», mientras que en el capítulo de inversiones sólo emplearon la cuarta parte del dinero previsto. Hubo menos gastos en Servicios Sociales, Vivienda o ayudas comercio.

El debate siguió sobre otro asunto puntilloso criticado por la oposición, al aprobarse la modificación de complementos de 50 puestos de trabajo. En concreto el del secretario, la Técnico de Administración General, además de policías municipales, operarios de obras y trabajadores de Informática y Secretaría General. Se trata de que tengan dedicación exclusiva, en el caso de los abogados. En cuanto al resto de los empleados municipales, se persigue con esta medida que cobren por los trabajos de categoría superior al establecido en su puesto pero que desempeñan.