Getxo hace frente al racismo

Jóvenes getxotarras y de Senegal que participaron ayer en una jornada para acercar culturas y hacer frente a los prejuicios. / I. S. L.
Jóvenes getxotarras y de Senegal que participaron ayer en una jornada para acercar culturas y hacer frente a los prejuicios. / I. S. L.

Una treintena de jóvenes vascos y senegaleses se reúnen en Romo para acercar culturas y acabar con los prejuicios

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA GETXO.

«Los inmigrantes que regresan a mi país nos cuentan que Europa es 'El Dorado', pero sé que no es del todo cierto. Por eso he querido conocer España de primera mano». El que habla es Khadim Diop, un joven senegalés que ayer participó junto a seis compatriotas y veintidós jóvenes getxotarras en un encuentro contra los prejuicios raciales, celebrado en la Kultur Etxea de Romo dentro del programa Anti rumores. La cita de Getxo organizada por la asociación Aisibizia, con la colaboración de la Unidad de Inmigración e Interculturalidad municipal, tuvo como objetivo compartir experiencias vitales, reflexionar sobre la convivencia, los estereotipos y recelos, así como trabajar conjuntamente sobre una causa común y global como es la protección del medio ambiente.

Diop y sus compañeros, todos ellos residentes en la localidad senegalesa de Gandiol, han venido a pasar una semana a Bizkaia en el marco de la segunda fase del proyecto 'Empoderamiento juvenil para la transformación social'. Algo que han podido hacer gracias a las asociaciones Aminata y Hahatay, y la financiación de la Diputación.

El portavoz de la expedición en un perfecto castellano aprendido en su país, reconoció la «existencia de muchos prejuicios». «Hay que derribarlos y para eso lo mejor es conocerse e intercambiar experiencias». A sus 18 años considera que este tipo de encuentros sirven para «descubrir otras culturas, otras gentes e interiorizarlo».

Natxo Eizagirre daba voz a los jóvenes locales. En su caso habría preferido «venir con poca información para ir descubriendo todo paso a paso». Para él esta cita es «experiencia enriquecedora». «Está muy bien conocer de primera mano a personas de otras culturas». Sobre Senegal hasta ayer sabía «muy poco. Es un país muy pobre como la mayoría de África y sufre una crisis migratoria». Tras la jornada ya conocía bastante más.

A lo largo de la mañana los jóvenes participaron en diferentes talleres y encuentros grupales. Lo hicieron con la ayuda de traductores en inglés, francés y castellano para facilitar la comunicación. También acudieron a la playa de Ereaga para colaborar en su limpieza y recoger desperdicios y plásticos dentro de una acción medioambiental conjunta.