Getxo destina 125.000 euros a acabar con las goteras que afectan a la Casa Consistorial

Fachada principal del Ayuntamiento de Getxo. / G. U.
Fachada principal del Ayuntamiento de Getxo. / G. U.

Los trabajos incluyen fijar las tejas a la cubierta para evitar nuevas caídas a la vía pública. También se sustituirán las maderas dañadas por las palomas

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

125.000 euros va a destinar el Ayuntamiento de Getxo a la segunda fase de renovación del tejado de la Casa Consistorial. Unos trabajos que tienen entre sus objetivos garantizar la seguridad de la cubierta al evitar la caída al suelo de tejas a causa de los temporales. Las obras incluyen el anclaje de estas piezas así como la instalación de nuevos canalones. El otro de los objetivos que se persiguen es poner fin a los problemas de humedad generados por las filtraciones de agua las jornadas de tormenta.

Un informe que data de marzo de 2017, indica la necesidad de dotar a la cubierta «de una mejor impermeabilización y cobertura siendo importante la sujeción de las tejas».

Los problemas en el tejado del Consistorio se remontan años atrás. Desde la oposición apuntaban a que se origen se debía a su falta de conservación. Hasta las palomas llegaron a colarse en esa parte superior para montar un palomar. Los excrementos de estas aves deterioraron una parte de la madera del tejado.

La localización geográfica de este inmueble también ha influido en el envejecimiento de su cubierta. La Casa Consistorial es de planta rectangular. Se construyó en el año 1929 cerca de lo alto de la atalaya de Algorta, con una sillería arenisca dorada y un estilo neomontañés y palaciego vasco ocupó un lugar de privilegio con vistas al Abra, Neguri y Las Arenas. Pero el estar en alto en un lugar poco protegido y cerca del mar hace que se vea azotada por los vientos del norte.

Para poner remedio a lo que sucedía, el equipo de gobierno -formado por PNV y PSE- encaró con urgencia una primera fase de la mejora de la cubierta, con el fin de evitar más destrozos en un 2017 ventoso y lluvioso. Aquella renovación tuvo un coste de 165.000 euros, a los que se suman los 125.000 de las tareas adjudicadas la pasada semana.

En una construcción catalogada y protegida, como es la Casa Consistorial getxotarra, no se pueden introducir modificaciones que varíen su imagen. Por eso se ha optado por aplicar un sistema de teja sobre rastrel de madera hidrófuga, manteniendo el modelo de teja árabe existente.

En toda la zona de los pesebres se utilizarán unas coberturas formado por rastreles de madera sobre los que se fijarán mecánicamente las tejas. Estas tareas afectan a los frisos tan decorados que tiene la Casa Consistorial en el exterior, lo que obliga a picar base para pintarlos después de idéntico color y con las mismas figuras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos