Getxo conectará el futuro parque de Iturribarri con la zona arbolada de Aiboa

Dos mujeres se cruzan en el camino paralelo a las vías existente junto a la zona arbolada de Aiboa./ P. URRESTI
Dos mujeres se cruzan en el camino paralelo a las vías existente junto a la zona arbolada de Aiboa. / P. URRESTI

En septiembre comenzarán las obras para crear senderos e instalar puntos de luz en el pequeño bosque situado junto a la estación de metro

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

De punto negro poco transitado a parque arbolado perfectamente estructurado, con senderos, mobiliario y alumbrado en algunos puntos. Ese salto va a dar el pequeño bosquecillo existente en Aiboa, junto a la estación del metro, según ha previsto el Ayuntamiento de Getxo. Pero no solo eso. La zona quedará conectada con el futuro parque de Iturribarri, situado al otro lado de las vías y de la calle Euskal Herria.

Para ello se ha previsto lo que se conoce como una intervención blanda, dejando los árboles actuales donde están y abriendo sendas más accesibles y seguras en una zona que actualmente es una barrera, un lugar imposible de acceder para muchas personas con movilidad reducida. El remate final consistirá en habilitar un ascensor que enlace Aiboa con la parte alta de Algorta. Las obras para abrir itinerarios peatonales y colocar nuevos puntos de luz empezarán en septiembre.

«Ahora esta zona es un punto negro, pero el paseo fomentará que acuda más gente», explica Joseba Arregi, edil de Urbanismo en el Ayuntamiento getxotarra. En los 10.000 metros cuadrados de superficie de la zona inferior de Iturribarri ya se han plantado más de 120 árboles, y se llegará hasta los 230, la mayoría de especies autóctonas (olmos, castaños, encinas, abedules, arce). Antes era una zona llena de huertas, hasta que las constructoras han empezado a edificar hace unos meses. Décadas le ha costado arrancar a este polígono que se puso en marcha con protestas vecinales. Aquí la zona verde estará arriba, en la parte más cercana a las vías.

En lo que se refiere a la parte superior de la estación de Aiboa, se respetarán los árboles existentes, que forman un pequeño bosque de eucaliptos de gran porte y algunas acacias. Entre ambos espacios se generará un pulmón verde de 3 hectáreas. «Es un sitio ideal para pasear al perro o andar entre verde. Yo diría que el único de Getxo entre árboles. Y me alegro de que todavía vayan a poner más muy cerca de aquí», comenta en Aiboa un satisfecho Natxo González, vecino de la zona.

El futuro ascensor previsto a pocos metros del que actualmente enlaza con el apeadero facilitará la movilidad de todas las personas y facilitar el acceso de la gente que reside en la parte baja del barrio al entorno de los juzgados, el Ayuntamiento, la Policía Local o el centro de salud.

Este gran parque estará a escasa distancia de otra riqueza natural como el pantano de Bolue, donde las obras hidráulicas de Fadura han permitido abrir un corredor verde paralelo al Gobela desde Neguri Langile. Ahí está también ese corredor ecológico abierto para incrementar la expansión de las especies que constituyen la rica fauna del humedal. La operación se rematará en el futuro con el parque fluvial de Zubilleta, que no se ha hecho realidad desde que se contempló en el PGOU de 2001.

La apuesta de un Getxo urbano por «mantener la interesante diversidad biológica» sigue por el verde de la costa, como apunta el responsable de Medio Ambiente. El socialista Txefo Landa destaca incluso «desde el punto de vista paisajístico el paseo costero de Ereaga a Arrigunaga». Discurre por un medio urbano y para los peatones se ha salvado la diferencia de cotas con un ascensor que enlaza con ese tramo alto de Generatxu en el Puerto Viejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos