Las galerías de Punta Begoña se convierten en un «proyecto estratégico» de Euskadi

Las históricas galerías, en pleno proceso de restauración, se han abierto al público y acogido varias exposiciones artísticas. / BORJA AGUDO
Las históricas galerías, en pleno proceso de restauración, se han abierto al público y acogido varias exposiciones artísticas. / BORJA AGUDO

Expertos vascos y de distintos puntos del país reunidos en el Foro Unesco resaltan la importancia de este enclave y su recuperación

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

El Foro Unesco reunió la pasada semana a cerca de un centenar de expertos vascos y del Estado para conseguir un «compromiso» general. Todos coincidieron en que las galerías de Punta Begoña «son un proyecto estratégico de Euskadi» que debe de seguir manteniendo su carácter público «durante 50 años más» y perdurar su utilización como espacio para alojar actividades culturales, deportivas o sociales.

Getxo gana así enteros con elementos tan importantes de su patrimonio arquitectónico como las galerías diseñadas por el arquitecto Ricardo Bastida y el Puente de Bizkaia. Así lo dejaron claro en este foro. Además, hay un rumbo diferente. «Es muy importante este referente patrimonial en el que el turismo no es lo principal, sino una consecuencia de la recuperación de espacios y su puesta al servicio de los ciudadanos», resaltó Gonzalo Arroita, profesor de la cátedra Unesco.

Atrás queda la propuesta de abrir un hotel de lujo en esta construcción, cuando la adjudicataria cadena Barceló se echó atrás por considerar que no merecía la pena invertir en un tiempo de recesión económica. Actualmente los expertos de la UPV se afanan en avanzar en la recuperación de un edificio abierto al público, en el que los visitantes pueden observar en directo cómo se desarrollan los trabajos. Aparte de eso, se avanza en su puesta en valor.

¿En qué se traducirá esto? Según Arroita, «la singularidad es el tratamiento y la gestión orientados a generar recursos, a propiciar cultura, recuperar historia, a la formación y a la participación ciudadana. Los datos ya revelan que Punta Begoña tiene gancho. El número de visitantes se ha disparado este año hasta los 10.000, a la espera de cerrar las cuentas con todos los eventos que hay pendientes en lo que resta de 2018.

Pero lo mejor está por llegar. «En 2019 la obra va a experimentar un gran empuje y visibilidad». Este profesor de la cátedra Unesco resalta que «cada día llegan nuevas propuestas para llenar este espacio». Actividades en torno a la moda, el arte, el deporte, hasta el trabajo de los universitarios se han incrementado.

El cambio de las galerías ha sido drástico. Horacio Echevarrieta realizó el encargo a Bastida crear un muro de contención de la ladera de Ereaga que dispusiese de espacios aprovechables para disfrutar en familia y organizar reuniones de negocios y con amigos en un punto con unas vistas privilegiadas al Abra.

En tiempos de la Guerra Civil hasta se usó como hospital de campaña y en las últimas décadas se declaró en estado de ruina a causa de su estado de abandono. Cualquier persona, sea de Getxo o no, puede visitar ahora este edificio tan singular, cuya apariencia desató críticas. «No puede ser que la primera visión de Euskadi que tienen miles de visitantes que llegan en crucero sea una ruina», lanza Adolfo, un getxotarra que apoya el trabajo realizado.

El último Foro Unesco ha reunido a distintos agentes para comprometerse en el cambio de rumbo. Gobierno vasco, Diputación, Ayuntamiento y expertos universitarios coinciden en el valor de unas galerías que esconden muchas historias que están sacando a la luz los científicos, centrados en dejarlas tan bellas como eran el día de su inauguración.