El PP exigirá en las Juntas que Bizkaibus dé servicio al barrio de Isuskitza

Protesta de los vecinos tras el cierre de la carretera a Isuskitza en 2017 tras los desprendimientos registrados meses antes. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Protesta de los vecinos tras el cierre de la carretera a Isuskitza en 2017 tras los desprendimientos registrados meses antes. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Los populares presentarán una iniciativa para reclamar también el arreglo de la carretera de acceso a este núcleo de Plentzia

T. IZAGIRRE PLENTZIA.

El problema del barrio de Isuskitza, en Plentzia, lleva camino de convertirse en la historia interminable. Ayer se reunió la cúpula vizcaína del Partido Popular para escuchar las quejas vecinales al respecto, que derivan de muchos años atrás, aunque la crisis se precipitó al desprenderse en 2016 parte de la carretera de acceso a la urbanización. La que usaban principalmente todos los vecinos y que pasa por la parte inferior de la gasolinera. El Ayuntamiento de Plentzia optó por colocar una barrera y realizar unas obras, ya en enero de 2017, para cerrar el paso por este acceso. Aunque se abrió posteriormente.

Los vecinos de la urbanización del Abanico saben que tienen la fuerza del número al ser cerca de un millar y los ánimos encendidos por un problema que no les solucionan. Los dirigentes provinciales del PP, entre ellos la responsable de los populares vizcaínos, Raquel González, escucharon ayer el rosario de quejas de representantes de la plataforma y decidieron que llevarán el asunto a Juntas Generales.

Los populares pedirán que una línea de Bizkaibus entre hasta la urbanización para dotar de un servicio de transporte público a esta enorme urbanización elevada junto a la ría de Plentzia. Pero sólo es una de las cuestiones a solventar.

La otra sería buscar una solución a la clausura del acceso a la urbanización impuesta por el Ayuntamiento. Se trata de la carretera que discurre por la parte inferior para conectar con Urduliz y el puente sobre la ría. Sufrió desprendimientos por la inestabilidad de la ladera, de modo que solo les queda entrar por la parte superior, la menos utilizada y más próxima a Urduliz que a Plentzia. A eso hay que sumarle el arreglo de los desperfectos que los vecinos achacan que se han producido por la tala de unos árboles.

«Nos comprometemos a trabajar para buscar soluciones», aseguró Raquel González, antes de apuntar que «el Partido Popular se suma a las reivindicaciones realizadas por la Plataforma de Vecinos de Isuskitza». Para Eduardo Andrade, coordinador general de los populares de Bizkaia, «es una vergüenza que durante tanto tiempo se tenga así a mil vecinos que cada día sufren los problemas por la incapacidad municipal y de la Diputación foral».

 

Fotos

Vídeos