Hasta 900 euros de multa en Getxo por dejar muebles en la calle sin avisar

Colchones y muebles depositados en una calle de Algorta. /G. U.
Colchones y muebles depositados en una calle de Algorta. / G. U.

El Ayuntamiento ha detectado una tendencia al alza a la hora de abandonar colchones y electrodomésticos en la vía pública

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Dejar muebles o enseres domésticos en la calle sin cita previa puede suponer una multa elevada en Getxo. Hasta con 900 euros se puede sancionar a los responsables, destaca el concejal de Urbanismo, Joseba Arregi, quien recuerda que esta infracción del reglamento municipal está catalogada como falta grave.

En 2017 se recogieron 148.820 kilos de voluminosos en el municipio costero, lo que supuso un incremento de más de un 40% respecto al año anterior. A falta de datos concretos sobre cuántos residuos se dejan en la calle sin avisar, el concejal jeltzale asegura que «los técnicos municipales han constatado que la tendencia a abandonar muebles, colchones, electrodomésticos o restos de obras en la calle, junto al contenedor más próximo, ha aumentado especialmente el último año».

Y la Administración local está dispuesta a atajar esta situación, porque «retirar estos grandes desperdicios encarece el sistema de recogida municipal y lo complica». Los camiones tienen que ir a buscarlo otro día con los operarios o, de lo contrario, los objetos permanecen unos días en la calle provocando un impacto visual negativo de la ciudad y hasta causando, a veces, problemas de accesibilidad.

A los responsables municipales «este aumento de conductas incívicas» les parece «preocupante porque nos lleva a dedicar medios humanos y materiales extra prácticamente a diario». Es algo que, según Arregi, obliga a multiplicar esfuerzos y gastos para devolver a las calles el aspecto que deben tener si cada ciudadano utiliza de manera responsable los recursos de que dispone».

Por ahora el mensaje del Ayuntamiento es el de educar. Con esa finalidad va a iniciar una campaña para concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de utilizar este Servicio de Recogida de Voluminosos o Enseres Domésticos. Y para muestra un botón. Las imágenes escogidas para la próxima campaña muestran calles totalmente ocupadas por colchones, muebles, electrodomésticos o restos de obra.

No obstante, el problema no es exclusivo de Getxo, por mucho que su ayuntamiento local salga a combatirlo. El mensaje de Arregi es general y busca el apoyo de la ciudadanía: «Todas las personas tenemos nuestra cuota de responsabilidad social para favorecer la accesibilidad y mantener limpias nuestras calles». Arregi defiende que «la utilización del servicio no puede ser más cómoda en el municipio costero. No hay excusa para abandonar este tipo de material». Basta con avisarlo con una simple llamada telefónica o a través de la web municipal.

Y en caso de que no se pueda depositar el residuo a la hora indicada, se podrá llevar al Garbigune o a la planta de transferencia situada en el camino Larrañazubi, el antiguo vertedero de Getxo, situado en un promontorio, detrás del pantano de Bolue.