Erandio inicia la próxima semana la remodelación de la calle Tartanga

Las obras para remodelar la calle Tartanga comenzarán la próxima semana. / E. U.
Las obras para remodelar la calle Tartanga comenzarán la próxima semana. / E. U.

Los trabajos obligarán a cerrar al tráfico esta transitada vía que da acceso a los centros escolares de Altzaga

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

El cambio de aspecto de la calle Tartanga, una de las arterias principales del barrio de Altzaga y una de las salidas más importantes de este núcleo urbano de Erandio, es inminente. Esta vía dejará atrás sus pequeñas aceras, la falta de aparcamientos y los solares en desuso. A partir de la próxima semana comienza su remodelación. La primera fase contará con una inversión de un millón de euros y se prolongará durante cuatro meses, según avanzaron ayer desde el Consistorio.

Esta actuación, una de las de mayor importancia de la legislatura, obligará a cerrar al tráfico esta transitada calle. Por ella se centraliza el acceso a la mayor parte de los centros escolares de la localidad. Para contrarrestar esta situación las autoridades municipales han diseñado una serie de alternativas. Padres y vecinos podrán consultarlas «en la página web municipal y también, habrá carteles indicativos y explicativos en la zona».

El gobierno local destaca que decisión de cerrar la calle ha sido consensuada con los responsables de los centros docentes y con las AMPAS. Atiende «básicamente a criterios de seguridad». El alumnado podrá llegar a los centros educativos por el renovado paseo trasero y por los accesos que ya se habían habilitado en dicho paseo.

El proyecto de reurbanización previsto para Tartanga es amplio. Incluye duplicar el ancho de la calzada, que pasará de los 9 metros actuales a 17. Las aceras llegarán a los tres en ambos lados de un vial que contará, además, con arbolado y aparcamientos en batería. Estos sustituirán a los actuales en línea. El Ayuntamiento asegura que «se ganarán plazas».

La obra incluye la renovación total de las redes de abastecimiento, la instalación de pasos de peatones elevados y una rotonda frente al emblemático lavadero de Tartanga, que además de hacer disminuir la marcha de los vehículos en la zona servirá para regular el tráfico.

Mientras avanza esta fase de los trabajos, el Ayuntamiento está perfilando la siguiente etapa. Esta próxima intervención incluye el arreglo y rehabilitación del parking situado frente al polideportivo y la habilitación de una plazoleta de 700 metros cuadrados con una zona de juegos infantiles.

De forma previa a todas estas tareas el Ayuntamiento pocedió a derrivar los vetustos pabellones existente en la zona, entre ellos el de la Brigada de Obras municipal. No reunía las condiciones necesarias para esta instalación y ha sido trasladada a un edificio ubicado en la calle José Luis Goyoaga, «su emplazamiento más natural».

En las inmediaciones del área de actuación se encuentra el solar de 20.000 metros cuadrados cedido por el Consistorio a la Sociedad Pública Azpiegitura. Allí se contempla llevantar hasta 400 pisos de VPO y tasados, para hacer viable económicamente la operación de realojo de las 66 familias obligadas a abandonar sus viviendas hace una década.