La edificación de 91 pisos de VPO en Getxo arrancará en septiembre

Solar en el que se ubicarán las viviendas. /E. C.
Solar en el que se ubicarán las viviendas. / E. C.

El proyecto, ubicado en Iturribarri, está marcado por la polémica que causa su proximidad a varios edificios y a la zona inundable

TXEMA IZAGIRREGETXO.

La sociedad pública Visesa ya ha adjudicado la construcción de 91 viviendas sociales en Iturribarri, en el barrio de La Humedad de Getxo. Estos pisos se ofrecerán a los solicitantes en régimen de alquiler en una zona en expansión urbanística, situada en la parte baja Fadura. Los trabajos arrancarán a principios del próximo mes de septiembre y supondrán un coste de 8,3 millones de euros.

El plan prevé la promoción de 22 pisos de un solo dormitorio, 48 de dos y una veintena de tres. De estos últimos, cuatro serán adaptados para personas con movilidad reducida. El proyecto también incluye una vivienda de cuatro habitaciones, destinada al alquiler social.

El proyecto de Visesa no está exento de polémica. Uno de los problemas denunciados es su ubicación en una zona con riesgo de inundación. Guk ha lanzado reiteradas quejas porque se construyen los pisos destinados a rentas bajas en la zona con mayor riesgo de inundación de todo Iturribarri. Esta formación política que forman los independientes y asociaciones diversas, la mayoría vecinales, se han quejado de la ubicación y han solicitado reiteradamente habilitar un parque público en la zona, ante la carencia existente de espacios libres.

No obstante, la Agencia Vasca del Agua -URA- ha concedido el correspondiente permiso para edificar en la zona sin apreciar riesgo hidrológico. Lo cierto es que las inundaciones registradas hasta la fecha no han afectado hasta ese punto porque nunca ha llegado el agua hasta allí. Además, en todo caso, esta circunstancia sucedió antes de las inversiones millonarias realizadas por la Agencia Vasca del Agua para reducir los riesgos de la inundabilidad en la zona.

La otra polémica que salpica el plan de la sociedad de vivienda del Ejecutivo vasco, tiene que ver con la repercusión que el desarrollo de este proyector tendrá en las casas cercanas. De hecho, nada más conocerse los planes urbanísticos, los vecinos de las viviendas próximas se quejaron de la escasa distancia de los nuevos bloques respecto a las construcciones que ellos ocupan y que llevan décadas construidas. En este caso, el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Getxo trató de distanciar las edificaciones de los edificios para acercarlos más al vial ya habilitado.

Temas

Getxo