Ecologistas en Acción pone 'bandera negra' al puerto de cruceros de Getxo

El colectivo asegura que los grandes cruceros son perniciosos para el medio ambiente. /Perdo Urresti
El colectivo asegura que los grandes cruceros son perniciosos para el medio ambiente. / Perdo Urresti

Denuncian que estos buques son «una pésima inversión en medio ambiente» y amarran muy cerca de la playa de Ereaga

T. IZAGIRREGETXO.

Getxo suma dos banderas azules y una negra. Las primeras llegan de forma reiterada a Arrigunaga y Ereaga, mientras que la otra la ha concedido Ecologistas en Acción por el impacto del turismo masificado que llega por mar a Euskadi y que les resulta «preocupante».

«La otorgamos a la Autoridad Portuaria de Bilbao y al Consistorio de Getxo por permitir y fomentar el turismo de 'súper cruceros', que suponen un grave daño para el medio ambiente». Según indicaron desde este colectivo, que presentó el balance de toda España en 2019, potenciar la llegada de este tipo de visitantes en barcos de gran calado es «una pésima inversión a medio y largo plazo para la economía de la zona».

La crítica llegó un día después de que otras agrupaciones ecologistas vascas y el partido político Guk, que agrupa a independentistas getxotarras y asociaciones de vecinos locales, denunciara una serie de vertidos al mar en la cala de Kantarepe, cerca de la de Arrigunaga. En este caso, apuntaron como posibles culpables a los excedentes de saneamiento de la red del Consorcio de Aguas del Gran Bilbao que acaban en la mar o a las canalizaciones municipales. Desde el Ayuntamiento aseguraron que las tuberías bajo su responsabilidad estaban en buen estado, aunque desde el Consorcio se admitió que el problema databa de cuatro años atrás y estaba generado por una serie de viviendas privadas, muy cercanas a la costa.

En el caso de los cruceros se quejan de que «cada año aumenta el número de estas 'ciudades gigantes súper contaminantes' que se acercan hasta Getxo». «En 2019 se espera medio centenar, y para 2020 se alcanzarán los 60», recordaron. Además, «si bien el tráfico no ha llegado aún a los niveles de Barcelona o Venecia, se constata una tendencia al alza muy preocupante». Su alerta incluye que dichas instalaciones portuarias están situadas «a escasos metros de la playa de Ereaga», un arenal que atrae a miles de bañistas de todo Bizkaia durante la temporada estival.