Detenido un joven en Urduliz por golpear en la cabeza a una anciana en el portal de su vivienda

Un ertzaina fuera de servicio y varios vecinos auxiliaron a la mujer tras oír sus gritos y retuvieron al agresor hasta la llegada de una patrulla

TERRY BASTERRA URDULIZ.

Entró en el portal de su casa tras sacar al perro cuando un individuo se acercó a ella y la acabó agrediendo de forma brutal. Esto es lo que le ocurrió a una vecina de Urduliz en la tarde del pasado lunes. La mujer tuvo que ser trasladada al hospital de la misma localidad para ser atendida de las «heridas de gravedad» que sufrió «en la cara y en la cabeza», según informaba ayer el Departamento de Seguridad del País Vasco. El agresor, un joven de 23 años, fue retenido por un agente de la Ertzaintza libre de servicio y vecino del lugar que salió en su persecución junto a varios residentes que escucharon los gritos de la señora. Lo inmovilizaron hasta que llegó una patrulla de la policía autónoma para llevárse al varón detenido acusado de un delito de lesiones.

El ataque tuvo lugar a las 18.30 horas de este lunes. Según indicó la mujer a los policías, fue en el momento en el que esta vecina de Urduliz se disponía a acceder al portal cuando una persona desconocida entró tras ella. Al ver que se disponía a acompañarla al ascensor le preguntó a qué piso iba. La respuesta corroboró la preocupación de la anciana ya que la vivienda que le dijo no existía.

Acto seguido el hombre propinó un fuerte empujón. La tiró al suelo y comenzó a darle puñetazos en la cara y en la cabeza. Los gritos alertaron a otros vecinos, que acudieron en socorro de la víctima. Entre ellos un ertzaina fuera de servicio. Sorprendieron al agresor golpeando a la anciana y, cuando éste trató de escapar a la carrera, lo consiguieron atrapar, redujeron y retuvieron pese a los golpes que el joven propinó al agente en la cara, hasta la llegada de una patrulla de la comisaría de Getxo que procedió a efectuar el arresto. El agresor de 23 años fue trasladado a las dependencias policiales para levantar las correspondientes diligencias y ponerlo después a disposición judicial.

La mujer fue atendida en el mismo lugar por personal sanitario y después trasladada al hospital Alfredo Espinosa de la localidad para ser tratada de las lesiones de «gravedad sufridas en la cara y en la cabeza», según comunicaron ayer desde el Departamento de Seguridad.