Los denunciados por pintar murales en Sopela piden el archivo de la causa

Uno de los murales que fue pintado el 5 de mayo en Sopela. /E. C.
Uno de los murales que fue pintado el 5 de mayo en Sopela. / E. C.

Los acusados fueron multados por la Ertzaintza con 100 euros y ahora el Ayuntamiento les reclama 2.400 por los gastos de limpieza

TERRY BASTERRA SOPELA.

La defensa de los nueve jóvenes denunciados por el Ayuntamiento de Sopela por pintar murales junto a la playa ha pedido a la Fiscalía el archivo de la causa. Los acusados estaban citados en la mañana de ayer en los juzgados de Getxo para prestar declaración por los hechos ocurridos el pasado 5 de mayo. Ninguno de los nueve abrió la boca en sede judicial. Todos ellos se acogieron a su derecho a no declarar. Sus abogados confían en que la jueza encargada del caso aprecie, como ellos consideran, que no hubo delito y, por tanto, no proceda a la apertura de juicio oral.

Los nueve jóvenes fueron identificados por la Ertzaintza como los autores de una serie de pinturas reivindicativas que aparecieron el 5 de mayo en el entorno del arenal sopeloztarra. Algunas estaban dirigidas contra el actual sistema judicial, la Ertzaintza, las obras urbanísticas que se llevan a cabo en los entornos naturales o en apoyo a Urko Labeaga, un preso de ETA natural de Sopela. Entre los participantes había personas de diferentes colectivos como Tosu Betirako, Plaza Beltza, Ahitzak o la asociación de productores locales.

La policía autónoma les abrió entonces un «expediente por daños o deslucimiento de bienes muebles o inmuebles de uso público». Fuentes del Departamento de Seguridad indicaron que, dentro de la Ley de Seguridad Ciudadana, la denominada 'Ley Mordaza', este tipo de hechos «se resuelven con una multa». A estos nueve jóvenes el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco les impuso una multa de 100 euros a cada uno que ya han abonado.

Posteriormente fue el Ayuntamiento de Sopela quien les interpuso la denuncia por la que ayer estaban citados a declarar. El Consistorio les reclama vía judicial 2.400 euros, cantidad en la que cifra el coste de la limpieza de aquellos murales. La denuncia interpuesta por el Ayuntamiento fue objeto de debate en un pasado pleno municipal. Partidos como EH Bildu, Orain y la edil no adscrita no compartían la decisión de llevar a los nueve jóvenes a juicio.

El alcalde de Sopela, el jeltzale Gontzal Hermosilla, defendía hace unas semanas la postura adoptada por el Ayuntamiento. Él se preguntaba por qué el Consistorio no debía reclamar los gastos de limpieza de aquellos murales «si sabemos quienes son», las personas que fueron identificadas por la Ertzaintza como autores de los hechos.

La defensa de los acusados mantiene su postura de hace semanas y considera que la denuncia del Ayuntamiento «está mal planteada porque entendemos que lo sucedido aquel día no fue un delito». Inciden los abogados en que tras la última reforma del Código Penal «el deslucimiento de un bien inmueble ya no está recogido como delito ni falta, se considera un ilícito administrativo o civil». Este es el argumento que han trasladado a la Fiscalía para solicitar el archivo de la denuncia. Entienden los letrados que con la multa interpuesta por la Ertzaintza se pone punto y final, a nivel jurídico, a aquellos hechos.

 

Fotos

Vídeos