«¿Así cuidan el arte, poniendo una pegatina en un cuadro?»

Josu Azkorra está indignado por la desidia que ha mostrado el Ayuntamiento/PEDRO URRESTI
Josu Azkorra está indignado por la desidia que ha mostrado el Ayuntamiento / PEDRO URRESTI

El autor de un lienzo que adornaba el hall de las piscinas de Sopela denuncia el «maltrato» a su obra, retirada el jueves

ALBA CÁRCAMOSOPELA

Josu Azkorra recibió hace una década un encargo del Ayuntamiento de Sopela: pintar un gran cuadro para adornar el hall de las piscinas públicas que evocara a la localidad. La obra, de cuatro metros de largo y dos de alto, sobrevivía al trasiego de las instalaciones y a la humedad, hasta que hace un par de años se comenzó a rasgar. «Un gran roto de más de veinte centímetros», precisa el artista, daba la bienvenida a los usuarios. Y una pegatina de «no tocar», que además «impedía que se siguiera estropeando», fue «la solución» adoptada hace medio año por el Consistorio. El jueves, sin embargo, operarios municipales se lo llevaron sin dar «ninguna explicación» a su autor, que desconoce «qué van a hacer» con su trabajo.

Detalle del cuadro retirado.
Detalle del cuadro retirado. / PEDRO URRESTI

El creador local lamenta la «falta de comunicación» con el Consistorio en los últimos años. «Cuando empezó a desgarrarse, una amiga me comentó que en redes sociales la gente criticaba que el cuadro tenía un pequeño roto y que nadie lo arreglaba, pero yo pensé que igual no era para tanto porque no me habían avisado desde Ayuntamiento», recuerda. A comienzos de este año, le volvieron a alertar de la situación de su lienzo. «Fui a las piscinas y tenía un roto enorme, así que acudí a hablar, en marzo y en mayo, con el área de Cultura», explica. Y se ofreció a ponerles en contacto con una restauradora «para que arreglara 'el siete'». «Con los seguros que tiene el Ayuntamiento probablemente les hubiera salido gratis», les trasladó. Asimismo, pidió a la Administración local «poner un panel de metacrilato para protegerlo.

Retirada «preventiva»

Los propios usuarios del complejo, de hecho, también veían la necesidad de cubrir el mural, porque «mientras esperábamos a que los niños salieran de natación, la mayoría de padres nos apoyábamos sin darnos cuenta», reconocen algunos aitas. Azkorra ve «normal» que del uso se pueda estropear, pero, a su juicio, «lo que no es normal es que pasen de proteger y cuidar el cuadro». En ese sentido, no esconde su malestar por el «maltrato» del lienzo. «¿Así cuidan el arte, poniendo una pegatina en un cuadro? Me pareció que me estaban tomando el pelo», lamenta.

Desde el equipo de gobierno aseguran que el actual alcalde, Josu Landaluze, «no tenía constancia de lo ocurrido con el cuadro», por lo que esta semana, «como medida preventiva y provisional», dieron orden de «proceder a la retirada para que no se deteriore más». Lo descolgaron el jueves a la tarde, sin avisar a Azkorra. «Lo razonable hubiese sido que me hubieran llamado para darme una explicación», les afea.

Temas

Sopela, Arte