LAS FRASES

Consejos para el traspaso de makilas

Cuatro alcaldes de la comarca de Margen Derecha que dejan sus cargos, trasladan sus mejores deseos y consejos a sus sucesores

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Los alcaldes salientes de Uribe Kosta no son amigos de dar consejos porque ven capacitados a quienes les sustituirán en el cargo. Pero la cercanía a los vecinos y disponer de un buen programa en el que trabajar son algunas de las claves en las que inciden, además de la honestidad. En ese caso están cuatro jeltzales.

Imanol Landa deja la makila en Getxo y aspira a senador. Pese a su experiencia como primer edil, adelanta que «cada cual es hijo de su tiempo y de sus circunstancias» para definir que los consejos «corren el riesgo claro de quedar finalmente en agua de borrajas».

No obstante, Landa lanza que «hay una máxima que a mí me trasladaron en su momento y me la han recordado en otros, que, a mi modesto entender, se mantiene siempre vigente y adquiere protagonismo en los momentos más complicados y delicados: sé tú mismo». Requiere que quien se ponga al frente del Ayuntamiento -piensa en Amaia Agirre- debe ser «fiel a su criterio y forma de ver las cosas». A ese mensaje añade un mensaje en segunda persona para ella: «déjate aconsejar por quien, a tu entender, tiene criterio y conocimiento para ello».

Imanol Landa Alcalde de Getxo«Déjate aconsejar por quien a tu entender tiene criterio y conocimiento»Mari Carmen Uribe Alcaldesa de Leioa«Debe abrir la puerta siempre a todos los vecinos para escucharles»Joseba Goikuria Alcalde de Erandio«Hay que se afable y humilde con la gente e intentar buscar soluciones a sus problemas»Gontzal Hermosilla Alcalde de Sopela«No prometer cosas imposibles de cumplir y luego no hacerlas»

Para Landa ese es un binomio que resulta «básico a la hora de afrontar la soledad del liderazgo en la toma de decisiones importantes que, sí o sí, deberá afrontar a lo largo de su mandato». A partir de ahí, es necesaria la definición de una hoja de ruta para el desarrollo del proyecto de ciudad avalado por la ciudadanía en la urnas. Claro que para conseguirlo hacen falta factores como el «trabajo conjunto y permanente con la ciudadanía y agentes sociales, desde el impulso del gobierno municipal para su desarrollo, siempre con diálogo y mano tendida hacia aquellos grupos de la oposición que quieran aportar en clave constructiva en el avance del municipio».

La leioatarra Mari Carmen Urbieta es otra alcaldesa jeltzale que se va. A ella le sale el lado humano, porque en su experiencia al frente del Ayuntamiento se encontró con la sorpresa de que la Administración local está muy próxima al vecino. Y por eso los ciudadanos recurren a ella con asiduidad, a veces hasta pidiendo orientación en casos que no son de competencia municipal.

Muy próxima a los vecinos

De ahí que Urbieta pida «abrir la puerta siempre los vecinos para escucharles. Darles siempre una cita para escuchar sus problemas y tratar de solucionarlos o aconsejarles». Y pide a su sucesor -también piensa en el cabeza de lista del PNV- que desarrolle «un urbanismo mirando a todos, accesible y amable para todas las personas; un planeamiento urbanístico humano».

Joseba Goikuria es el primer edil de Erandio. Se va tras ocupar durante 22 años cargos en el equipo de gobierno con diferentes responsabilidades. «La cercanía con la vecina y el vecino es muy importante, y el cariño con los problemas más cercanos». Por eso, es «muy importante ser afable y humilde con ellos e intentar buscar soluciones a esos problemas que, a veces parece que tienen poco recorrido, pero que la gente los valora». Joseba Goikuria, alcalde de Erandio aconseja, además, «seguir proponiendo un plan de mandato bien elaborado para que sea un eje transversal y trabajar sobre ello. Es el eje que te va a dar la confianza a vecinas y vecinos, asociaciones, comerciantes...». Goikuria dirige su consejos a quien cree que le sustituirá: Aitziber Oliban.

Gontzal Hermosilla, el alcalde de Sopela que ha estado una legislatura en ese puesto. Su consejo para el regidor entrante es «que no mienta». «Honestidad. Estar siempre cerca del vecino y explicarle la verdad, aunque no le guste. Decirle si algo se puede hacer o no honestamente. No prometer cosas imposibles de cumplir y después no hacerlas», reconoce. Hermosilla destaca ese lado docente y de asesoramiento o recomendación que a veces va ligado a la figura de los primeros ediles, en quienes los ciudadanos depositan su confianza.