Contra el calor... alubias

El concurso de putxeras solo fue una excusa más para demostrar que el ambiente es lo más importante en las fiestas de Romo. /Jordi Alemany
El concurso de putxeras solo fue una excusa más para demostrar que el ambiente es lo más importante en las fiestas de Romo. / Jordi Alemany

El concurso de putxeras de Romo, el único de Bizkaia que se celebra en agosto, reunió ayer a cientos de personas en homenaje a 'Peter'

TXEMA IZAGIRRE

Al humo y al calor de las putxeras borboteó la fiesta en Romo. Y a casi 30 grados. Las cuadrillas ya han convertido en un ritual este concurso culinario –el único que se celebra en agosto en Bizkaia–, al que ayer se presentaron 36 cocidos con sus correspondientes sacramentos. Claro que en este barrio casta de Getxo cualquier evento que se precie sirve para ligar la salsa de las cuadrillas y estrechar lazos: «En esta cuadrilla estamos 54 personas entre mayores y pequeños. Es la primera vez que venimos tantos, pero este año ha vencido el espíritu de las fiestas». Josu estaba encantado porque «los festejos hay que disfrutarlos por el día también, no solo por la noche. Quieres que el barrio siga viviendo, que no se convierta en un barrio dormitorio, como muchos».

De ahí que se pusieran manos a la obra para presentar dos putxeras a concurso, a la par que preparaban un arroz con pollo para todos los presentes en una paellera familiar. «Pon que Aitor es el maestro arrocero» –decía uno–, «y Gabi el chef…». « ¡Sí, pero pon también que la que cocinera es Ana¡», saltaron varios a la vez.

Lo cierto es que las 'putxeras' en homenaje a 'Peter' arrancaron hace solo nueve años. «¿Cómo era 'Peter'? Era muy de barrio, muy de cuadrilla…». Cuenta su amigo 'Goro' que «era un gran campeón a los iturris». «Se iba a casa, se ponía el maillot, se preparaba, y siempre quedaba el primero. Yo el segundo. Y los dos éramos zurdos», ríe 'Goro'. «Cuando falleció 'Peter' se nos ocurrió a la cuadrilla hacer un concurso de putxeras», rememoraba Salvia Cavia. «Era un gran cocinero. Tenía muy buena mano».

Con los txistularis de la 'Black Morea' dando ambiente –con los hermanos Juan Angel y Oskar Tubet a la cabeza–, había cuadrillas para todos los gustos. La del algorteño Txomin Etxeandia –'Alde Hemendik'– participa en muchos certámenes, como los de Urduliz, Sopela, el Puerto Viejo, Erandio… «Las putxeras de Romo son un día obligado para quedar, pero sin ánimo de nada para el concurso. Si suena la flauta que suene». Aunque no aspiren a ganar la competición, Etxeandia se rió junto a Mari Tere, Idoia y Patxi al recordar que el mejor premio les llovió del cielo el año pasado: «¡Nos tocó la mariscada de la rifa!».

También estaba un 'chef' como Antonio Rama. «¡Es muy bueno con las putxeras», opinaba su amigo Mauri Lazkano. «Aitor Elizegi, que entonces todavía no era presidente del Athletic, le entregó el primer premio en el concurso de Basurto el año pasado. Hasta ha ganado en Balmaseda», proclamaba orgulloso.

Lazkano confesó que, a sus 77 años, le cuesta algo más desplazarse a los concursos. Lamentó también el resultado de su putxera, «porque se me han roto las alubias». «El fracaso es que no las tenía que haber puesto a remojo». Y es que todos saben que parte del truco para lograr un buen puesto en el concurso depende de esa lenta ebullición que lo liga todo lentamente.

Con el certamen pasa algo parecido. «Es un día especial, una forma de hacer algo diferente. El ambiente es muy sano, muy familiar», resaltaba Íñigo Palomero. Hubo hasta quien fue solo, como Aitor Flores, que acude a más de una veintena de concursos al año. Este año lleva cuatro txapelas: en Bilbao, Morga, Lutxana y Plentzia. «De Romo me encanta el ambiente euskaldun y que es súper animado. Y será uno de los concursos que tienen los trofeos más bonitos».