La cala de Kantarepe, afectada por vertidos fecales de viviendas

La zona ya se vio afectada el año pasado por un problema que obligó a cerrarla al baño. / E. C. | Vídeo: Ekologistak Martxan

Grupos ecologistas denuncian que desde hace un año la zona, muy próxima a Arrigunaga, soporta un persistente olor a cloaca

TXEMA IZAGIRREGETXO.

Algunas viviendas privadas contaminan con residuos fecales la pequeña cala getxotarra de Kantarepe -cercana a Arrigunaga- desde hace cuatro años. Así lo ha confirmado el Consorcio de Aguas después de que Getxoko Auzokideok, Ekologistak Martxan y Eguzki Euskadi denunciaran públicamente ayer la existencia de vertidos allí.

Todo comenzó en 2018 cuando se extendió por la zona un persistente olor a cloaca. «Desde hace un año se repiten estos episodios. Ha habido quejas de pescadores, vecinos y hasta de algunos bañistas», aclara un portavoz de la plataforma vecinal Auzokideok, que ya ha registrado la correspondiente denuncia en el Ayuntamiento de Getxo.

En el Consorcio también saben de qué hablan los ecologistas. Aceptan que «la denuncia corresponde a un punto de vertido por desbordamiento» de su red primaria, pero aclaran que éste solo debería funcionar «en época de lluvias intensas o persistentes», algo que «no ha ocurrido durante los últimos meses». Lo que sí se ha detectado es la existencia de «incorporaciones ilegales de redes de fecales procedentes de viviendas privadas, ajenas a la competencia» de este organismo. Una situación que «genera un vertido continuo» que acaba en el mar, cerca de playas tan frecuentadas como las de Ereaga y Arrigunaga.

El Consorcio reconoce que ellos mismos denunciaron estos hechos ante el Ayuntamiento de Getxo, competente de la gestión municipal, y a la Agencia Vasca del Agua-URA, que se ocupa de las afecciones al mar, en 2015. La notificación se «reiteró en 2017 a los servicios municipales». Desde la Administración local respondieron a EL CORREO que «el Ayuntamiento tiene detectada la situación, que no es causada por la red municipal, y está actuando en consecuencia para que se solucione cuanto antes».

Baño prohibido en 2018

La noticia llega un año después del cierre al baño, durante una semana, de las playas de Uribe Kosta porque la calidad del agua no era apta. Sucedió tras unas fuertes lluvias que provocaron que aguas sin tratar de la depuradora de Galindo acabaran en el mar.

Getxoko Auzokideok, Ekologistak Martxan y Eguzki Euskadi admiten que esta vez se ha trasladado la denuncia y la exigencia de conseguir una solución. Valoran, además, «la actitud colaborativa que han mostrado tanto los responsables del Consorcio como del propio Ayuntamiento». No obstante, los colectivos critican que se haya «perdido un año» por una «inacción institucional que es reprochable».

Ahora esperan que la solución al vertido llegue «a la mayor brevedad posible». Las instituciones implicadas deben coordinarse e identificar y solucionar un incidente que contamina la última cala urbana 'virgen' de Getxo». Y no solo por el bienestar y salud de las personas que allí acuden, sino también porque la zona es zona de estancia de cormoranes, unas aves protegidas.