'El que la caga la paga' en Getxo

Una mujer recoge los excrementos de uno de sus perros en una zona ajardinada. / AVELINO GÓMEZ
Una mujer recoge los excrementos de uno de sus perros en una zona ajardinada. / AVELINO GÓMEZ

El Ayuntamiento lanza una campaña para frenar la proliferación de excrementos de perro en las calles. Las multas llegan hasta 900 euros

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

«El que la caga la paga. Cumple con tu responsabilidad». Ese es el impactante lema escogido para la campaña que emprenderá el Ayuntamiento de Getxo al objeto de que los dueños de los perros retiren siempre los excrementos de sus mascotas de las calles y jardines del municipio. La iniciativa llega con multas de hasta 900 euros para quienes no cumplan. Al año se ponen media docena de sanciones. El número es reducido porque para poder aplicar esta medida correctora la Policía Municipal tiene pillar 'in situ' al culpable.

El programa obedece a que el de la Margen Derecha es un municipio donde las deposiciones en las aceras constituyen una de las principales quejas de los vecinos.

En la localidad costera hay casi 8.000 perros que cada día generan más de 2.900 kilos de residuos. «Se trata de un grave problema de salud pública que acarrea un peligro potencial de contagio de enfermedades y representa también un riesgo importante para la integridad física de las personas, pudiendo ocasionar caídas y deslizamientos». Según apuntaron desde la Administración local, hay otros inconvenientes generados por esta falta de responsabilidad y de civismo. Las cagadas «dificultan la calidad en la prestación de los servicios de limpieza de barrenderos y jardineros, deteriorando la imagen de Getxo». Una de las peores partes se la llevan quienes trabajan en las zonas verdes con desbrozadoras. «Terminan perdidos. Es muy desagradable porque se llenan de excrementos que les esparce la máquina», comenta un trabajador de la Brigada de Obras, quien asegura que existe «un gran malestar» entre los operarios por este motivo.

Aunque parece ser que la incidencia ha bajado tras una campaña realizada en 2016, desde la Administración local advierten que ahora se intensificará. «Se pretende trasladar que recoger los excrementos de la mascota y tirarlos en los contenedores o papeleras es responsabilidad de su propietario», recalcan desde el área de Medio Ambiente. Para incidir en el mensaje en el Ayuntamiento colocará una serie de pagatinas con el lema 'Recoja su kaka' en las papeleras y vinilos en el suelo de las zonas más conflictivas distribuidas por todo el municipio

Pero hay más advertencias por parte del Ayuntamiento. «Se recuerda que no tener actualizados los datos de la mascota puede conllevar una multa de hasta 300 euros». El mensaje lanzado se refiere a que deben llevar el chip obligatorio de identificación y que se pretende hacer un censo real y actualizado, porque el existente data de hace años. ¿Cuál es el mayor problema con que se encuentran los ayuntamientos en este caso? Que muy pocos propietarios dan de baja o advierten del fallecimiento de su perro.