Encuentran al hombre desaparecido en Sopela tras once horas de angustiosa búsqueda

Ertzainas durante la búsqueda del hombre desaparecido en Sopelana. /Luis Calabor
Ertzainas durante la búsqueda del hombre desaparecido en Sopelana. / Luis Calabor

Hallan «desorientado» en el casco urbano de la localidad a un vecino de Getxo de 60 años al que buscaban cuarenta personas por tierra y aire

AINHOA DE LAS HERAS

Un amigo de su hijo le reconoció en el casco urbano de Sopela y avisó a la familia a las 20.54 horas de ayer. El joven le montó en su coche y le llevó hasta el punto donde se había instalado la base del operativo de búsqueda, en la calle Landaluze, al pie de un pinar, por el que José Luis acostumbra salir a andar cada mañana. «Se encuentra desorientado y está siendo atendido por miembros de Cruz Roja», confirmaba anoche una portavoz del Departamento de Seguridad. No presentaba lesiones físicas, por lo que fue trasladado al hospital de Urduliz por si pudiera haber sufrido algún tipo de problema neurológico, indicaron fuentes cercanas al caso. El hombre no podía aclarar qué le había ocurrido.

Terminaba así una jornada angustiosa para su familia, que denunció la desaparición de este vecino de Getxo de 60 años a las 15.10 horas. Su mujer, que siguió la búsqueda sobre el terreno junto con su hijo, se presentó a esa hora en la comisaría de la Ertzaintza de Getxo muy asustada porque su marido no había regresado a comer a casa.

El móvil, en el coche

El hombre suele a salir a hacer deporte, correr o caminar por la zona de Azkorri, entre las diez y las doce de la mañana. Había dejado su coche, un 'Seat Ibiza' de color negro, junto al pinar por el que se accede a la playa de Azkorri, una zona muy transitada, especialmente en un día soleado como el de ayer. El teléfono móvil, al que le llamaron de forma insistente aunque sin éxito, lo había dejado dentro del vehículo, algo por otra parte habitual. «Todo era normal», según su familia. Sin embargo, no había ni rastro de él. En buen estado de forma, el senderista no tomaba ninguna medicación que pudiera haberle afectado. Se descartó también que hubiera ingresado en algún hospital u otro centro sanitario vizcaíno.

Se inició entonces un amplio dispositivo de búsqueda por tierra y aire. La puesta de sol, prevista para las 20.45 horas, apremiaba. «Cuando anochece se puede seguir buscando, pero es más complicado», admitía un miembro del operativo.

Unas 40 personas, entre ertzainas de Seguridad Ciudadana, del Grupo de Montaña y de la Unidad Canina, bomberos, miembros de los grupos de rescate de DYA y Cruz Roja y agentes de la Policía Municipal de Sopela, coordinados por una técnica de Atención de Emergencias del Gobierno vasco, peinaban por tierra la zona de acantilados que va desde la urbanización Sopelmar hasta la playa de la Salvaje atravesando los arenales de Barinatxe y Azkorri y los bosques adyacentes. Por el aire, un helicóptero de la Ertzaintza sobrevoló la costa por si desde lo alto se observaba también algo. Finalmente, sus esfuerzos se vieron recompensados.

'Enno', listo para el servicio, se estrena en Landaluze

'Enno', el perro de la Ertzaintza que permaneció diez días desaparecido, está ya listo para el servicio y se estrenó ayer en el operativo de búsqueda de Sopela. El pastor belga 'Malinois' y otro can de la misma raza comenzaron a rastrear con mucho nervio los caminos más cerrados del pinar de Landaluze sobre las seis y media de la tarde, acompañados por sus agentes-guías. Cuando se perdió, el pasado día 15 de agosto, el animal estaba siendo formado para participar en el rastreo de personas, como el caso de ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos