Berango destina 50.000 euros a cooperación

Anabel Landa, alcaldesa de Berango. /P. Urresti
Anabel Landa, alcaldesa de Berango. / P. Urresti

Los principales destinos de las ayudas son los campamentos saharauis y Senegal, además de la Fundación Vicente Ferrer

I. SÁNCHEZ DE LUNABERANGO.

Los campamentos de refugiados saharauis y Senegal son los dos principales destinos de los 50.000 euros que anualmente, destina Berango a diversos proyectos solidarios. También, cuenta con una subvención de 10.000 el proyecto de la Fundación Vicente Ferrer para construir viviendas en la localidad india de Anantapur. En este caso, «llevamos colaborando con ellos desde hace 15 años, mediante convenios tribunales», destacó la alcaldesa, Anabel Landa.

Uno de los proyectos propios más novedosos es el centro de día para personas de la tercera edad que gestionan en el campamento de refugiados saharauis en la localidad argelina de Tinduf. Lleva abierto desde hace ocho años fruto del «compromiso que tenemos con los refugiados desde hace diecisiete años en los que hemos viajado anualmente para conocer sus necesidades», apunta Landa.

El centro da servicio a una medida de entre 40 y 50 personas diariamente, asistidas por siete personas, la mayoría mujeres, también refugiadas. Entre el personal se encuentra una enfermera encargada de la atención primaria y administrar los medicamentos que se envían desde Berango.

En este espacio, los usuarios pueden pasar el día realizando actividades, reciben una comida y tienen la posibilidad de asearse en un baño turco. También, una persona se dedica a atender necesidades como cortar el pelo o las uñas a quien lo necesite. Nada se deja al azar, incluso una antigua furgoneta de atestados de la Ertzaintza se ha reconvertido en un microbús de cara a «facilitar el transporte de aquellos mayores con dificultades de movilidad», destaca la alcaldesa. Todo ello se traduce en unos usuarios «encantados y nosotros más con poder ayudar».

Centro cívico

En el caso de Senegal, colaboran con una HONG local en el proyecto Aminata, un centro cívico destinado a proporcionar actividades culturales a los vecinos más jóvenes residentes en Gandiol. El nombre de estas instalaciones es un homenaje a una cooperante de Berango, que con veinticuatro años falleció en un accidente de circulación.

«El primer año nos encargamos de la instalación de placas solares y este último, hemos aportado 10.000 euros para la habilitación de una sala de radio y audiovisuales», detalló Anabel Landa. Este año, la colaboración fue más allá con el acogimiento de siete jóvenes senegaleses en el mes de marzo, que participaron en un encuentro intercultural en Getxo, al margen de recoger diversos puntos de la geografía vizcaína.