El Ayuntamiento de Plentzia dota de armas a la Policía Local

Un agente muncipal, en las calles de Plentzia. /PEDRO URRESTI
Un agente muncipal, en las calles de Plentzia. / PEDRO URRESTI

El equipo de gobierno aprueba una partida de 11.200 euros para adquirir las pistolas y chalecos antibala. Además, se colocarán nuevas cámaras

ALBA CÁRCAMOPLENTZIA.

El Ayuntamiento de Plentzia ha dado luz verde a la adquisición de armas para la Policía local. El pleno aprobó, con los votos favorables de PNV y el rechazo de EH Bildu, una modificación presupuestaria de 11.200 euros para la compra de las pistolas y de protecciones antibala. El equipo de gobierno se remite a una «petición constante» por parte de la guardia urbana para que «se les dote, primero de chalecos y ahora de las correspondientes armas», explicó el concejal de Cuentas y Hacienda, Imanol Ardines.

Según el edil, «la situación actual de seguridad en los municipios es cada vez más problemática y por eso la propia administración» ha modificado la normativa, en referencia a la Ley vasca de Policía, aprobada el 27 de junio. Además, a mediados del pasado mes, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco sentenció que las policías locales de Euskadi deben portar armas. Los jueces observan una «función disuasoria» en que los agentes lleven pistola, algo que no sucede en el caso de 43 de los 81 cuerpos municipales de la comunidad autónoma, la mayoría en Gipuzkoa. De hecho, en el último recuento hecho público en Bizkaia, tan solo carecían de esta facultad los uniformados de Plentzia, Gorliz, Bakio, Derio y Carranza.

Nueva legislación

El Ejecutivo local toma la decisión en base a las «motivaciones que se plantean desde la Jefatura» policial. En ese sentido, los responsables de la comisaría plentziarra, que cuenta con media docena de efectivos, solicitaban este material «con el fin de poder prestar el servicio policial en las condiciones acordes a la nueva legislación, por la seguridad tanto de los propios funcionarios de policía como de terceras personas y para poder auxiliar a los miembros de la Ertzaintza en caso necesario».

La Corporación también aprobó, con el voto en contra de la coalición soberanista, una partida de 22.200 euros para la instalación de cámaras de seguridad. «La partida a modificar contempla la renovación de las cámaras existentes y la puesta de nuevas cámaras en entradas al municipio con captación de matrículas», precisó Ardines, quien aclaró que «en total supone la colocación de 17» dispositivos de grabación. Entre ellos, detalló, se incluyen «los del Jai Alai», recogidos en los presupuestos presentados por EH Bildu en junio y que fueron tumbados por PNV y el Grupo Independiente. La formación abertzale argumentó su rechazo en que «desconocemos el proyecto», porque «no sabemos de dónde salen 17 cámaras», y en el «poco tiempo» que tuvieron para analizarlo, ya que recibieron el documento de las modificaciones presupuestarias minutos antes de la sesión plenaria.