Dos ascensores para acercar Algorta a la estación de Aiboa

Infografía de los dos elevadores proyectados en la zona por el Consistorio.  /  AYUNTAMIENTO DE GETXO
Infografía de los dos elevadores proyectados en la zona por el Consistorio. / AYUNTAMIENTO DE GETXO

Funcionarán en verano, serán panorámicos y salvarán 25 metros de desnivel tras una inversión de un millón de euros

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Los dos nuevos ascensores panorámicos entre la estación de Aiboa y la residencia del Sagrado Corazón de Algorta se pondrán en marcha el próximo verano, con un coste de 1.036.942 euros. Seis meses tardarán en completarse los trabajos, que arrancarán después de las fiestas navideñas, para salvar un desnivel de 25 metros que separa las instalaciones del metro y el barrio de Algorta en dos tramos. El primero partirá desde la estación hasta una parada intermedia que conectará con un camino peatonal. El segundo, que llegará hasta la residencia, estará separado unos cuantos metros. En eso se diferencian a los de Alango, una zona en la que los elevadores están alineados.

Del montante total que se invertirá, 900.000 euros se corresponden con los presupuestos participativos de 2018, puesto que la mejora de la accesibilidad a esta zona fue una de las cuestiones más reclamadas por los vecinos. El alcalde, Imanol Landa, resaltó que su entrada en funcionamiento «será una gran noticia, ya que garantizamos la accesibilidad a quienes tengan movilidad reducida a servicios tan básicos para la vida cotidiana como el metro». A eso sumó que se comunicará la zona baja con la cercana al Ayuntamiento, la Policía, los juzgados o la oficina de Hacienda, por destacar algunos servicios que están en Algorta.

El cuarto de Alango, en marzo

Pero los mayores beneficiarios serán usuarios y familiares de la residencia del Sagrado Corazón, que han acogido el proyecto «entusiasmados porque será un gran paso adelante en materia de accesibilidad», tal y como destacó la responsable de Servicios Sociales, Elena Coria.

Los ascensores tendrán capacidad para transportar a un máximo de 16 personas en cada viaje y funcionarán entre las 5.45 horas y la medianoche. Otra peculiaridad es que al segundo tramo se llegará a través de un camino peatonal de nueva creación y que la última parada dará a dos sendas que comunicarán con la calle Miguel Beascoa o con el centro de mayores.

El Ayuntamiento ideó un plan integral para toda esta zona alta de Algorta en la que se invertirán tres millones de euros en total. Se arrancó en 2017 con 11 actuaciones, de las que ocho se han terminado o casi. «Queda pendiente la adecuación de la calle Alango para posibilitar la construcción de más VPO en la zona, la urbanización del parque de Iturribarri y la zona boscosa» según Joseba Arregi, el edil de Urbanismo. Se ganará en accesibilidad, se ralentizará y distribuirá mejor el tráfico -con las dos rotondas ejecutadas y la conexión con Iturribarri-y se habilitará el mayor parque de Getxo. Además, avanzan las obras del que será el cuarto ascensor de Alango, del que todavía faltan las piezas. Según Arregi, la pretensión es «comenzar con el montaje a finales de diciembre o principios de enero. La ejecución material se completaría en un mes». Así, para marzo se espera disponer de este acceso, que enlazará con el ambulatorio.

El Consistorio comenzó en 2005 a implantar ascensores. El primero fue el de Ereaga. Cinco años hubo que esperar para que se materializaran los de Villamonte, entre la plaza y la boca del metro de Algorta, y el inclinado entre Txakursolo y Aiboa.Los tres existentes en Alango abrieron en mayo de 2011. El último que se ha puesto en marcha es el del Puerto Viejo de Algorta, en julio. El próximo año también se pretende habilitar otro entre esta zona y las inmediaciones de la Cafetería Usategi.