Arrancan las obras en Arrigunaga para evitar nuevos corrimientos de tierras

Ladera junto a la playa de Arrigunaga afectada por los corrimientos de tierra. /G. U.
Ladera junto a la playa de Arrigunaga afectada por los corrimientos de tierra. / G. U.

Los trabajos buscan consolidar la campa Landene, ubicada en una de las laderas que desembocan en esta playa de Getxo

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las obras para estabilizar la campa Landene de Arrigunaga comenzaron ayer, con el objetivo de asentar esta ladera en la que se produjo un desprendimiento de tierras el año pasado. El tajo durará tres meses y costará 248.000 euros, un presupuesto del que abonará 156.275 euros la Diputación de Bizkaia. En este caso, la aportación foral se realiza con cargo al fondo de ayudas para imprevistos.

Las fuertes lluvias causaron todo este problema en enero del año pasado. Entonces se produjo un deslizamiento de tierras que provocó la aparición de unas grietas en esta campa de propiedad municipal, muy popular por la celebración de la sanjuanada. La primera acción realizada consistió en acotar y cerrar la zona con urgencia, por cuestiones de seguridad. Después los técnicos analizaron lo sucedido y dieron con la clave: años atrás se había realizado un relleno en la ladera al que se achaca el deslizamiento de tierras del pasado año.

La primera fase de las obras de estabilización consistieron en el sellado de las grietas, la realización de sondeos geotécnicos y la reposición de las redes afectadas. En la segunda fase que arrancó ayer, se actuará en una superficie de 2.772 metros cuadrados. Levantarán un muro de escollera hormigonado en la zona inferior de la ladera; ejecutarán una red de drenaje de la campa que llevará las aguas subterráneas a la red de pluviales de la zona; repararán la red de saneamiento afectada y restaurada de urgencia en su día, y repondrán la zona verde afectada. Todo ello para garantizar la estabilidad de la ladera.