Los afiliados socialistas de Getxo dan el visto bueno a formar gobierno con el PNV

Fachada del Consistorio. /E. C.
Fachada del Consistorio. / E. C.

El PSE-EE, que ha sido socio de los jeltzales en la legislatura que ahora acaba, votará en blanco para facilitar la investidura de Agirre

TXEMA IZAGIRREGETXO.

Los afiliados socialistas de Getxo han dado el visto bueno a iniciar las negociaciones para lograr un pacto de gobierno con el PNV en Getxo. Esto llevará a que voten en blanco en la votación para facilitar la investidura como alcaldesa de Amaia Agirre, candidata jeltzale que sumó hasta 11 concejales en las última elecciones municipales, muy por delante del resto de fuerzas políticas. El Partido Popular consiguió 5; EH Bildu 4; PSE y 2 Elkarrekin-Podemos.

No obstante, desde el PSE-EE no dan nada por zanjado. «Se iniciarán las negociaciones la semana próxima posiblemente, aunque eso no significa la constitución de un gobierno municipal seguro». Hay puntos de discrepancia entre ambas fuerzas, como el proyecto para el Nagusien Etxea de Romo, en que los jeltzales contemplan demoler las instalaciones que sirvieron durante años como sede de la asociación de jubilados, Aula de Cultura y Euskaltegi. Los socialistas plantearon dejarla en pie y añadir un nuevo edificio en el que se construiría un garaje subterráneo, apartamentos tutelados y para jóvenes, además de un centro de día. Ese plan contempla que la sede de la Iban Nagusien Etxea no cese su actividad ni durante las obras.

En cualquier caso, un pacto de gobierno permitiría a PNV y PSE olvidar las legislaturas anteriores cuando estar en minoría les forzó a tener que llegar a acuerdos puntuales con diferentes fuerzas. Pero por el momento, fuentes de ambas formaciones confirman que hasta ahora no ha habido conversaciones.

No apoyar la candidatura de la jeltzale Amaia Agirre es lo que ha exigido EH Bildu de Getxo a los socialistas. Su pretensión es que la candidatura más votada del municipio -con diferencia sobre los demás partidos- no salga adelante «hasta que no retire el proyecto de derribo de la Nagusien Etxea de Romo y tenga en cuenta la opinión que han reiterado en muchas ocasiones los y las usuarias» de ese espacio.

Desde la coalición abertzale recordaron que «la mayoría de los y las concejales de la nueva corporación estarán en contra del derribo de la Nagusien (un total de 14 frente a 11, teniendo en cuenta los programas electorales)». Su pretensión es «que cumplan su palabra», incluido el Partido Socialista que así lo planteó.