Acaban en una semana las obras nocturnas de Ibarbengoa para minimizar las molestias

Los vecinos denunciaron ante la Ertzaintza los ruidos y las vibraciones causadas durante esta fase de los trabajos para construir el aparcamiento

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las obras nocturnas de construcción del parking de Ibarbengoa han acabado en un tiempo récord para acortar las molestias y las noches de insomnio de los vecinos de Tosu. Los trabajos para colocar las tablestacas que fijan el terreno junto a las vías, en el que se construirá un aparcamiento para 304 plazas en tres niveles distintos, se han acelerado al máximo para acabar en la mitad del plazo estipulado. De dos semanas se ha pasado a solamente una. «Se ha elegido el sistema más rápido», explicaron de Euskal Trenbide Sarea, entidad pública encargada de la concesión del tajo.

La comunicación de la conclusión de estas tareas fue bien acogida por los vecinos de la zona. «Es un alegrón. Una satisfacción plena, aunque veremos cómo continúan los trabajos», aseguró Javi Iturregi. El peor mal se lo han sacudido por ahora, porque no podían conciliar el sueño durante toda la semana a causa de «los ruidos tremendos y la gran vibración» que sacudía sus casas.

El pasado lunes los vecinos avisaron a la Policía Municipal para que hiciese mediciones de sonido orientativas porque no disponen de aparatos para computar la vibración. El mínimo de la primera jornada ya estuvo por encima de los 50 decibelios, rebasando la barrera nocturna legal permitida, que es de 30. Esa banda fue aumentando hasta alcanzar los 70 en días posteriores. Los vecinos afectados lo achacan a que la máquina -a la que bautizaron como 'cyborg'- encontró roca en el subsuelo multiplicando todos los efectos para clavar 'raíles' de hierro de hasta 11 metros de longitud. Los vecinos han interpuesto ante la Ertzaintza varias denuncias estos pasados días por ruidos excesivos en el transcurso de las obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos