Loiu gasta 100.000 euros en mejorar la accesibilidad en Iberre y construir una parada de bus

Las obras quieren mejorar la seguridad en la zona. /
Las obras quieren mejorar la seguridad en la zona.

El Ayuntamiento quiere evitar el peligro que genera la ausencia de acera y pasos de cebra en el punto en el que para el autocar

ERLANTZ GUDE

El Ayuntamiento de Loiu está mejorando la accesibilidad en el barrio Iberre, donde también construye una nueva parada en la confluencia de Iberre Bidea y la BI-3707, lo que supondrá una inversión global de 100.000 euros. Esta carretera, según explica el alcalde, Josu Andoni Begoña, solo tiene una parada sentido Loiu y una única acera en la misma dirección. En Iberre conviven el tráfico rodado y el peatonal sin espacios diferenciados, sostiene. Y los autobuses, prosigue, «paran en las inmediaciones al no disponer de zonas para ello, con el consiguiente peligro para el peatón. Hay que tener en cuenta que no hay aceras ni pasos de cebra, lo que motiva que los peatones crucen la calzada por zonas no autorizadas».

Los autobuses, según Begoña, se detendrán con esta intervención «sin obstaculizar el tráfico». La entrada a la parada se ha dispuesto entre los accesos a Iberre Bidea y las villas de Larrakoetxe-Derio, ocupando preferentemente terrenos municipales, «con el fin de minimizar expropiaciones». En las inmediaciones de la entrada a las villas se instalará un paso de cebra semaforizado con pulsadores para mejorar el acceso a la parada del bus. El proyecto se ha planteado atendiendo a las indicaciones de la Diputación y el Consistorio. «Desde el equipo de gobierno teníamos claro desde el inicio de la legislatura que el pilar sobre el que pivotaría nuestra gestión es el transporte público», defiende el regidor.

Extremar precauciones

Por el momento, se han iniciado los trabajos de movimiento de tierras, consistentes en la retirada de tierra vegetal para su posterior empleo en la isleta y la excavación del terreno hasta alcanzar la cota exigida, explican desde el Consistorio. El punto más delicado de la operación se encuentra, según las mismas fuentes, en el extremo oeste del desmonte, en el que se halla una caseta anexa a la zona que se ha de respetar. En consecuencia, se tomarán medidas para sujetar el talud.