El Correo

fotogalería

El imponente barco, en Getxo. / Bernardo Corral

Así es el segundo barco más grande del mundo

  • El 'Anthem of the seas' ha estado atracado en Getxo, donde decenas de curiosos se acercaron a verlo. El barco está provisto de la más avanzada tecnología y tiene una capacidad para 4.180 pasajeros en 2.090 camarotes distribuidos en 16 cubiertas

A las 7:15 horas de esta mañana los más madrugadores, que no han sido pocos, han podido disfrutar viendo atracar en el muelle de cruceros de Getxo el segundo barco más grande del mundo. Se trata del 'Anthem of the Seas', un trasatlántico hipertecnológico que haría palidecer al mismísimo 'Titanic' y que ha logrado que durante toda la mañana se hayan colapsado todos los accesos al muelle e incluso a la localidad. Con 347 metros de eslora, 41 de manga máxima y un perfil que se levanta más de 90 metros sobre el nivel del mar, el buque es una ciudad flotante que incluye todas al atracciones imaginables para unas vacaciones.

Miles de personas se acercan a ver el 'Anthem of the seas' y colapsan los accesos a Getxo.

Miles de personas se acercan a ver el 'Anthem of the seas' y colapsan los accesos a Getxo. / Luis Calabor

El barco partió de Southampton, en Gran Bretaña, el pasado miércoles, en el que es su viaje inaugural, y llegó el viernes al puerto de Vigo. Tras pasar por Gijón, el Puerto de Bilbao se ha convertido en la siguiente escala de un periplo que incluye otras ciudades españolas como Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Lanzarote, Málaga y Barcelona. No será la única vez que la silueta de este gigante de los mares se recorte sobre la costa vizcaína, ya que recalará aquí hasta en cinco ocasiones a lo largo de la presente campaña. Con la llegada del otoño cruzará el Atlántico hacia Cape Liberty, en Nueva York, donde establecerá su puerto base para navegar hacia el Caribe, Bermudas, Canadá y Nueva Inglaterra.

Con capacidad para 4.180 pasajeros en 2.090 camarotes distribuidos en 16 cubiertas, el navío sólo es superado en dimensiones y capacidad por los barcos de clase Oasis, propiedad de la misma compañía. Ambos representan las joyas de la corona de la flota de Royal Caribbean, que cuenta con 21 buques en servicio. El flamante crucero que hoy cambia el paisaje de El Abra salió del astillero hace tan sólo quince días y fue botado oficialmente el pasado 20 de abril. El gigante internacional de los cruceros encargó su construcción en febrero de 2011 y no ha escatimado en prestaciones para un buque con el que pretende dejar boquiabiertos a los viajeros y a todos aquellos que tengan la oportunidad de divisarlo, siquiera desde el muelle.

Película de ciencia ficción

Todos los detalles que rodean al que está considerado como "el crucero del futuro" parecen salidos de una película de ciencia ficción. Robots que preparan cócteles al gusto de cada viajero o balcones virtuales que ofrecen vistas en tiempo real del océano y de las ciudades que se van a visitar son algunos de los avances tecnológicos que incorpora. Lo más llamativo de su imponente imagen es una grúa acristalada que transporta a los viajeros a unos cien metros de altura para que disfruten de las mejores vistas. No es la única atracción pensada para aprovechar al máximo el paisaje; el barco dispone de una enorme sala que abarca varias plantas y ofrece una panorámica de 270 grados. Los más dinámicos disponen del complejo deportivo cubierto más grande de alta mar, varias piscinas interiores y exteriores o un rocódromo para practicar escalada. Hasta ahí, todo lo que cabría esperar de un barco de lujo. Lo que ya no es tan común es que se pueda simular una caída libre en paracaidas o se pueda hacer surf gracias a un generador de olas.

Sin ni siquiera abandonar el barco, las posibilidades de ocio son increíbles, gracias a un enorme espacio de entretenimiento que incluye autos de choque, pista de patinaje o una escuela de circo. Nada menos que 18 restaurantes ofrecen posibilidades culinarias de todo el mundo, algunos de ellos abiertos durante las 24 horas. Y para la velada, un Music Hall en el que se programan espectáculos del renombre de ‘We Will Rock You’ o 'The Grift'. Varios pubs y discotecas permiten hacer las noches interminables. Por supuesto, las posibilidades de gastar dinero también son abundantes, ya que firmas de lujo como Armani, Bulgari o Tom Ford cuentan con boutiques en el interior. Ahora solo queda disfrutar de sus prestaciones frente a una gran costa, la de Getxo.