Se mantiene la petición de más de cien años de cárcel para 'La Manada' de Bilbao

Lugar donde se produjeron los hechos. /F. Gómez
Lugar donde se produjeron los hechos. / F. Gómez

El Ministerio Fiscal y la acusación particular coinciden en que los hechos han quedado probados, aunque las defensas mantienen la inocencia de sus clientes

EFE

La Fiscalía ha mantenido la petición cercana a los 80 años de prisión y la acusación particular ha vuelto a pedir más de 100 años de cárcel para los tres acusados de abusar sexualmente de una chica de 18 años y de grabarlo y difundirlo con un teléfono móvil en Bilbao en 2017. Tras las cuatro sesiones de la vista oral de este caso, que se ha desarrollado íntegramente a puerta cerrada, el juicio ha quedado visto para sentencia cuando las defensas han vuelto a reclamar la libre absolución de los tres hombres y su puesta en libertad.

En la sesión de este martes por la mañana, las partes han presentado sus informes finales con pocas modificaciones respecto a los provisionales. Así, la Fiscalía ha confirmado su petición cercana a los 80 años de prisión para los tres jóvenes, que tenían entre 20 y 28 años cuando ocurrieron los hechos. El Ministerio Público ha considerado que durante el juicio se ha acreditado que cada acusado fue cómplice o coautor de los delitos de abuso cometidos por los otros dos, con el agravante de la situación desvalida de la víctima.

También ha pedido que se les sume a esa pena un delito de descubrimiento y revelación de secretos al grabar los abusos y difundir el vídeo ya que uno de los acusados lo pasó por Whatsapp a uno de sus contactos. De esa manera, para dos de ellos, la Fiscalía ha solicitado 26 años de prisión y para el tercero de 27 años, además de una indemnización solidaria de 15.000 euros para la víctima.

La acusación particular que defiende los intereses de la víctima, que tenía 18 años la noche de autos, ha pedido al tribunal que les condene a más de 100 años de cárcel y les imponga así, 39 y 38 años para dos de los acusados y 29 para el otro. Por contra, las defensas mantienen la inocencia de sus patrocinados desde el argumento de que las relaciones fueron consentidas y han solicitado la libre absolución de los tres hombres.

Según el relato de las acusaciones, la agresión se produjo el 14 de enero de 2017 en un zona de 'vending' -pequeño recinto con máquinas expendedoras de comidas y bebidas- de la zona bilbaína de Solokoetxe, a la que acudieron los acusados y la víctima tras salir de una sala de fiestas. El fiscal y de la acusación particular han sostenido que una vez allí los imputados acorralaron y abusaron de la chica, conscientes de que no se encontraba en plenas facultades ya que había bebido alcohol.

El juicio se ha celebrado a puerta cerrada para la prensa, si bien la magistrada presidente del tribunal autorizó a algunos familiares de los implicados la entrada a la vista oral en algunas sesiones. En la última sesión, las defensas han solicitado al tribunal la puesta en libertad de los tres acusados que se encuentran en situación de prisión provisional. El tribunal podrá decidir esta cuestión antes de la sentencia o al dictar la misma.