Colosos en el Puerto de Bilbao y visitas al 'Juan Carlos I' en Getxo

El 'Juan Carlos I', buque insignia de la Armada española./E.C.
El 'Juan Carlos I', buque insignia de la Armada española. / E.C.

El buque insignia de la Armada española realizará ejercicios en el litoral vizcaíno la próxima semana

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Auténticas ciudades flotantes, imponentes obras de ingeniería que dejan sin palabras por su majestuosidad. Eso es lo que ha estado recibiendo el Puerto de Bilbao en los últimos años. Visitas monumentales, de más de 200 metros de eslora, a las que se sumará la próxima semana la del buque insignia de la Armada española, el portaaviones 'Juan Carlos I', tal y como adelantó ayer EL CORREO.

Atracará en el muelle de Getxo el viernes día 22, previsiblemente por la mañana, y allí permanecerá durante tres días, en los que llevarán a cabo jornadas de puertas abiertas para mostrar a los curiosos los secretos que esconden sus 231 metros de eslora y 32 de manga. Una nave de 26.000 toneladas que zarpó la pasada semana del puerto gaditano de Rota, donde tiene su base. No solo vendrá a exhibirse, sino que aprovechará también para realizar maniobras, siendo el Puerto de Bilbao su zona de atraque y descanso.

Es la primera vez que este navío de guerra, que tiene capacidad para transportar y operar con una treintena de unidades, entre helicópteros y aviones de diversos tamaños, hace escala en aguas vizcaínas. En octubre ya abrió su cubierta a los visitantes en Motril, recibiendo a unas 15.000 personas. Más recientemente, en diciembre, recaló en Alicante, donde participó en las maniobras del Mando de Defensa y Operaciones Aéreas y ofreció visitas, un plan similar al que se espera realice aquí. Los detalles de cómo se llevará a cabo esta nueva apertura del buque anfibio portaaeronaves, el mayor barco de guerra construido en España, se conocerán hoy en la Subdelegación del Gobierno, en el transcurso de una reunión a la que acudirán responsables tanto de la Guardia Civil como de la Policía Nacional, la Portuaria y la Ertzaintza.

El crucero 'Anthem of the Seas' es, con 348 metros de eslora, el mayor buque que ha atracado en Getxo

Rompehielos y submarino

Lo que no será inédito es la presencia de un barco militar español en el puerto vizcaíno. En junio de 2015, en Getxo, atracó la fragata 'Blas de Lezo', un moderno navío de 146 metros de eslora con un radar aéreo capaz de detectar aeronaves en un radio de 500 kilómetros. En el muelle de cruceros de la Margen Derecha se le hizo entrega de la bandera de combate, uno de los actos simbólicos más relevantes para los buques de este tipo. Una ceremonia que estuvo presidida por el entonces ministro de Defensa Pedro Morenés.

El 'Blas de Lezo' también aprovechó su estancia para abrir sus puertas, recibiendo a unas 4.300 personas. Largas colas que, se intuye, se repetirán el próximo fin de semana con la llegada del 'Juan Carlos I', que arribará al mismo lugar. Allí también hizo una parada en abril de 2015 el que por entonces era el segundo crucero más grande del planeta, el 'Anthem of the Seas'. Actualmente ya ha sido desbancado del 'top ten' mundial, pero sigue siendo el barco de mayor envergadura que ha atracado en la costa vizcaína.

Con 348 metros de eslora, aproximadamente la distancia recta que separa la Plaza Circular de Bilbao del Palacio Foral, atrajo las miradas y la presencia de numerosas personas, colapsando los accesos al puerto deportivo y obligando a desplegar un dispositivo de seguridad sin precedentes. En el buque viajaban 3.600 pasajeros de diferentes nacionalidades, distribuidos en poco más de 2.000 camarotes. Una auténtica ciudad flotante con más habitantes que Loiu, Mundaka o Alonsotegi.

Para estos imponentes barcos la Autoridad Portuaria estrenó una terminal en 2017. En esta lista de grandes buques también figura el portacontenedores 'Cezanne', el mayor de este tipo que ha atracado en Bizkaia. Lo hizo en marzo de 2017, con sus 300 metros de eslora y capacidad para más de 9.900 contenedores. También se dejaron ver por estos lares el metanero rompehielos 'Eduard Toll' (299 metros), el 'Sestao Knutsen' (284) y el transatlántico histórico 'Queen Elizabeth 2' (294 metros). Peculiar también fue, aunque no por su tamaño, la presencia del submarino de ataque holandés 'Walrus' (68 metros), que hizo parada técnica en 2018 para cargar provisiones y combustible, desatando de nuevo una gran expectación.

Más información