La manifestación del 8-M, a su paso por el Guggenheim