Ni la lluvia se pierde la caza de la ballena