Velas y rezos para escoltar a la Amatxu hasta la basílica en la Procesión de las Antorchas

Arranque de la procesión junto a la Catedral de Santiago./Maika Salguero
Arranque de la procesión junto a la Catedral de Santiago. / Maika Salguero

La talla de la virgen ha salido desde la Catedral de Santiago para realizar un recorrido en el que ha estado acompañada por cientos de fieles

OLATZ HERNÁNDEZ

Con velas encendidas y con mucha expectación. La popular Procesión de las Antorchas ha acompañado este miércoles a la Virgen de Begoña Peregrina desde la Catedral de Santiago hasta la basílica. Cientos de fieles han 'escoltado' la talla de la Amatxu, llevada por 16 cargadores, en un tradicional recorrido que el año pasado no pudo efectuarse. En aquella fecha, las andas de la imagen estaban siendo restauradas en Córdoba y no llegaron a tiempo por un fallo en el envío. Una ausencia que ha hecho que esta tarde el recorrido se cogiera «con muchas ganas».

Con un poco de retraso, la imagen de la Amatxu ha partido desde la Catedral de Santiago para poner rumbo a la basílica tras atravesar la calle Bidebarrieta. Entre los rezos de los devotos, la talla, con un manto valorado en 5.000 euros, ha estado a la altura de una fecha muy especial para la Cofradía de Begoña. Este año se conmemora el quinto centenario del primer documento escrito sobre sus cofrades. Por eso, tanto la Amatxu como el niño han estrenado coronas de latón.

«Vengo todos los años», explicaba Alicia Sanz durante la procesión. Para ella es una importante «tradición familiar» que le hace recordar la peregrinación del día 15 de agosto hasta la basílica. Siempre acudía con sus padres y juntos realizaban el recorrido «descalzos y de rodillas». Solo tiene una petición para la Amatxu: estar bien de salud.

También ha sido una jornada muy especial para Imanol García. Miembro de la Cofradía de Begoña, ha participado en su primera Procesión de las Antorchas. Ha tenido la oportunidad de seguir todo el proceso «muy emocionado». «Me aporta espiritualidad, me da sensación de paz», confesaba minutos antes de llegar a la basílica.

 

Fotos

Vídeos