El juicio a los tres menores por el crimen de Otxarkoaga comenzará la próxima semana

Uno de los tres menores acusados del doble crimen. /LUIS CALABOR
Uno de los tres menores acusados del doble crimen. / LUIS CALABOR

Arrancará con la declaración de los acusados y está previsto que se prolongue durante cinco sesiones a puerta cerrada

EL CORREO

Casi ocho meses después de los hechos, el juicio por el doble crimen de Otxarkoaga llega a los tribunales. La vista oral, que se celebrará a puerta cerrada en uno de los juzgados de menores de Bilbao, comenzará el próximo jueves, 13 de septiembre, y está previsto que se prolongue a lo largo de otras cuatro sesiones, según han informado fuentes cercanas al caso. El juicio arrancará con las declaraciones de los tres menores, dos de 14 años y uno de 16, acusados de los asesinatos de una pareja de octogenarios.

La Fiscalía solicita para los dos chicos de 14 años, considerados autores materiales de los hechos, seis años de internamiento en un centro cerrado, acusados de dos delitos de asesinato y otro de robo con fuerza en una casa habitada. Para el tercero de los implicados, de 16 años, la fiscal pide catorce años de internamiento como inductor de los delitos.

Tope de pena

El Ministerio público ha elegido el tope de pena que permite la Ley del Menor en los tres casos, con una diferencia según la horquilla de edad a la que pertenecen , de ahí lo abultado de la condena que se prevé para el mayor de los acusados.

Los hechos que se les imputan se produjeron el pasado 18 de enero en una vivienda del número 16 de la calle Zizeruena del barrio bilbaíno de Otxarkoaga. Al parecer, los dos acusados más pequeños entraron por una ventana en el piso de un matrimonio de 87 años con intención de robar. El mayor de los implicados era vecino de las víctimas, por lo que se sospecha que él les señaló el objetivo.

Una vez dentro, y siempre según la versión de los hechos por los que se les juzga, acabaron con la vida de Lucía y Rafael a golpes y con armas blancas. Huyeron con un escaso botín y dejando la vivienda llena de huellas dactilares y otras evidencias que permitieron a la Ertzaintza detenerles a los pocos días. En el juicio declararán previsiblemente dos testigos protegidos, además de vecinos, familiares y policías. Los forenses presentarán el informe de autopsia y se perfilará también la personalidad de los acusados.

En el proceso se ha personado la Diputación vizcaína, ya que uno de los chicos estaba tutelado por la institución foral, que tendría que hacer frente a una previsible responsabilidad civil subsidiaria. Los tres acusados permanecen ingresados en el centro de menores de Zumarraga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos