La jueza deja libre con cargos a uno de los acusados en prisión por la violación grupal de Bilbao

La jueza deja libre con cargos a uno de los acusados en prisión por la violación grupal de Bilbao

El joven marroquí, al que la víctima no identificó el martes en la rueda de reconocimiento, fue detenido por unos arañazos en la espalda que la joven aseguró haberle hecho durante el forcejeo

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La investigación por la violación múltiple de la que fue víctima una joven de 18 años el pasado 1 de agosto en el parque Etxebarria, dio este jueves un nuevo giro al decidir la juez que instruye el caso dejar en libertad a uno de los dos presuntos autores que permanecían en prisión. El martes, en la primera de las dos ruedas de reconocimiento programadas esta semana, la muchacha vizcaína no identificó a ninguno de los dos acusados que comparecieron ese día. Se trataba de uno de los jóvenes argelinos en libertad provisional con medidas cautelares, y de Amin S., de 21 años y nacionalidad marroquí, encarcelado en la prisión de Basauri junto a Mohamed S., 'El Búho', un viejo conocido de la Ertzaintza y la Policía Municipal que apenas lleva un año en Bilbao. El mote le viene de un enorme tatuaje que se hizo en el cuello hace unos meses con la imagen de esta rapaz y que resultó determinante para que la joven pudiese identificarle como uno de sus agresores.

El hecho de que la víctima de la violación no pudiera reconocer a Amin S. y sí a un figurante ajeno al caso, fueron los argumentos empleados por su defensa para reclamar a la juez su excarcelación el mismo martes. Sólo había una prueba contra él: los arañazos que presentaba en la espalda y que, según la joven, se los había hecho ella en el forcejeo. Apenas dos días después, la juez ha cambiado de opinión y ha decretado su puesta en libertad con medidas cautelares.

Presentarse en la comisaría de Zabalburu

El miércoles, en la segunda rueda de reconocimiento, la víctima identificó a tres de los acusados en libertad. La jueza del caso, sin embargo, decidió dejarlos en libertad porque dos de ellos fueron grabados por una cámara en otro lugar de la capital vizcaína en el momento de la agresión sexual. En cuanto al tercero, que estuvo en dependencias judiciales hasta unas horas más tarde, la instructora acabó tomando la misma determinación al entender que la joven podría haberlo identificado erróneamente, tal y como le ocurrió con un figurante en la ronda del martes.

La equivocación de la primera jornada, sumada a las imágenes de vídeo que sitúan a dos de los identificados lejos del lugar del suceso, generan dudas sobre el valor de esta prueba ocular. Es más, las defensas hablan también de prueba 'viciada', debido al hecho de que los acusados han salido reiteradamente en los medios de comunicación cuando iban a diario al juzgado y sus rostros son conocidos. Todas estas circunstancias llevó el miércoles a la jueza a dejar al tercer reconocido en libertad, no sin antes reunirse con el representante de la Fiscalía y el abogado defensor.

El proceso sigue a la espera de otras pruebas periciales claves como los informes elaborados por el Instituto de Toxicología y el análisis de los restos de ADN encontrados tras la brutal agresión sexual. Este último detalle, que en casos de violación supone una prueba de gran entidad, es algo más complicado en este caso debido a que el ataque fue en grupo. Todos estos componentes, y la fiabilidad exigida para poder dar carpetazo al proceso, podría retrasar durante semanas el esclarecimiento del suceso que conmocionó a todo Bilbao. De momento, 'El Búho' sigue en prisión y el resto de sospechosos en libertad continuarán compareciendo a diario, pero ya no en el juzgado sino en la comisaría de la Ertzaintza en Zabalburu.