Jone Goirizelaia se presenta como alternativa a los «desmanes y derivas» del gobierno municipal

Jone Goirizelaia se presenta como alternativa a los «desmanes y derivas» del gobierno municipal
Jordi Alemany

La histórica abogada de la izquierda abertzale advierte de que ganar la alcaldía para EH Bildu «no es imposible»

Luis López
LUIS LÓPEZ

Aunque Jone Goirizelaia no necesita presentación, la histórica abogada de la izquierda abertzale se presentó este sábado como candidata a la alcaldía de Bilbao. Lo hace como cabeza de lista de EH Bildu, el primer partido de la oposición. Y, en un acto envuelto en tonos pastel y música alegre, advirtió al PNV de que su hegemonía peligra. Como ejemplo de que a veces ocurren cosas inesperadas puso la llegada de Aitor Elizegi a la presidencia del Athletic. Pues bien, «la alcaldía de Bilbao no es imposible», lanzó.

Como cimientos para sostener esa pretensión está el trabajo del grupo municipal de EH Bildu en el Consistorio durante los últimos años. Su «denuncia a los desmanes y derivas del gobierno municipal», formado por PNV y PSE. Pero también sus «propuestas para mejorar la vida de los hombres y mujeres de nuestra villa».

Ahora, «tras habernos consolidado como primera fuerza de la oposición», Goirizelaia considera que es el momento de apuntar más alto. Que sea ella el rostro con el que la coalición va a intentarlo ha sido una sorpresa para buena parte de las formaciones políticas, ya que se ve como un regreso a las esencias y la ortodoxia de la izquierda abertzale. Algo que ocurre en un momento en el que la coalición soberanista tiene como reto atraer las simpatías de un espectro político mucho más amplio. Sin embargo, en EH Bildu se toma como una apuesta por una figura carismática para ganar presencia en una plaza vital, de gran proyección, como es Bilbao.

Ella misma se respondió a la obligada pregunta de cómo se había embarcado en esta aventura, y dio tres claves: porque se lo pidieron las bases; porque quiere «defender derechos y combatir injusticias»; y porque «yo sí creo en Bilbao». Esta última aseveración dio pie a lanzar las obligadas críticas al gobierno municipal, al que acusó de «despreciar» a los vecinos y al movimiento feminista, y de no estar «a la altura de esta ciudad». Así, lamentó que para el gabinete de Juan Mari Aburto «cualquier cosa que venga de lejos, de fuera, es mejor que lo que tenemos en Bilbao», dijo en relación a los grandes eventos que persigue y consigue la ciudad y a las distinciones internacionales. Frente a ello, recordó la manifestación feminista del 8 de marzo, las protestas de los pensionistas, el lleno de San Mamés con las leonas o la Aste Nagusia como ejemplos de acontecimientos que ponen el foco internacional en la villa.