Investigan la muerte de un irunés hallado en un acantilado en Castro Urdiales

La víctima fue rescatada por la tripulación de este helicóptero./Bomberos de Castro Urdiales
La víctima fue rescatada por la tripulación de este helicóptero. / Bomberos de Castro Urdiales

La víctima, de 18 años, no presentaba signos de violencia criminal y no se descarta que el fallecimiento fuese consecuencia de una caída accidental

A. LERATESan Sebastián

La Guardia Civil investiga las circunstancias que rodean la muerte de un joven de 18 años, domiciliado en Irún, cuyo cadáver fue localizado el lunes al mediodía en un acantilado en la localidad cántabra de Castro Urdiales. La víctima, no presentaban signos aparentes de violencia criminal, de forma que las primeras sospechas de los agentes al frente del caso apuntan a que pudo sufrir una caída accidental.

El cadáver apareció en los acantilados de Saltacaballo, en la costa de Ontón. Así lo confirmaron fuentes la Guardia Civil, que señalaron, además, que ayer por la mañana se practicó la autopsia al joven, aunque los resultados todavía no han llegado a manos de los guardias que investigan el suceso. No obstante, a priori, los agentes de la Policía Judicial del instituto armado no observaron «nada delictivo». Y tampoco constaba denuncia alguna de desaparecidos en el entorno.

El cuerpo sin vida del joven fue avistado, sobre las doce del mediodía, por un pescador que se encontraba en la zona, y fue rescatado por el helicóptero del 112.

El cadáver se hallaba en los acantilados, cerca del antiguo cargadero minero, y «bastante próximo» también a una discoteca 'after', muy conocida, 'Zul', y que frecuentan jóvenes, también de otras comunidades autónomas, según manifestaron fuentes de la DYA castreña.

El rescate del cuerpo corrió a cargo del equipo del helicóptero medicalizado del Ejecutivo regional, después de que el Centro de Coordinación de Emergencias 112 recibiera el aviso. Fueron movilizados bomberos de Castro Urdiales, Policía Local, Guardia Civil, 061 con una ambulancia de SVB (soporte vital básico), Salvamento Marítimo y el equipo de rescate helitransportado del Gobierno. También se desplazaron miembros de la DYA.

Con todos los efectivos presentes en la zona, miembros del helicóptero y agentes de la Policía Judicial descendieron hasta el punto en el que la víctima. Tras un inicial reconocimiento del cuerpo, los guardias autorizaron el rescate del joven irunés que fue traslado a un área cercana accesible a vehículos, donde el fallecido quedó bajo custodia policial. Desde allí, fue evacuado al Instituto de Medicina Legal de Cantabria para serle practicada la autopsia.

Vecinos y trabajadores de Ontón señalaron que, aunque algunos puntos de los acantilados son de difícil acceso, no es extraño ver pescadores por la zona. Hace apenas dos años, estos mismos acantilados ya fueron escenario de otra complicada operación para rescatar el cadáver de un peregrino que falleció después de despeñarse en esta zona. Entonces los Bomberos lograron acceder hasta el cadáver con la ayuda de equipos de escalada y una lancha de Salvamento Marítimo. Además, el pasado mes de septiembre, un bilbaíno de 59 años murió en Saltacaballo cuando pescaba, después de que una ola lo arrojara al mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos