La matanza de Orlando pone la lupa sobre los cientos de 'lobos solitarios' repartidos por el mundo

Último número de la revista digital  Inspire, en la que Al Qaida anima a cometer atentados selectivos./
Último número de la revista digital Inspire, en la que Al Qaida anima a cometer atentados selectivos.

El imán de Omar Mateen afirma que el asesino se «radicalizó por Internet». El ISIS y Al Qaida -que acaba de publicar en la red su último manual aconsejando a sus seguidores cometer asesinatos selectivos- compiten por movilizar a sus simpatizantes capaces de cometer masacres

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

La matanza de club 'Pulse' de Orlando ha vuelto a poner bajo el foco la figura del 'lobo solitario', los islamistas radicales perfectamente insertados en la sociedad occidental y que deciden, radicalizados y adiestrados por Internet, cometer asesinatos en nombre de alguna de las franquicias terroristas con la que sientan simpatía. El terrorista que asesinó a 50 personas el domingo en Estados Unidos responde a este perfil y hoy el imán de la mezquita a la que solía acudir Omar Mateen en Fort Pierce reafirmó esta tesis. El director de los rezos Shafeeq Rahman ha asegurado que el terrorista «se radicalizó por Internet». Según el religioso musulmán, en su centro «se predica contra el Estado Islámico y sus ideas. Mateen no aceptaba consejos espirituales y no se mezclaba con el resto de fieles, pero no esperábamos esto».

Según las fuerzas de seguridad, el número de 'lobos solitarios' dispuestos a actuar es difícil de calcular, puesto que se trata de personas muy radicalizadas gracias a Internet y la redes sociales que en un momento dado deciden pasar a la acción, por mecanismos psicológicos que aún son difíciles de estimar. En algunos casos, basta con las órdenes que el ISIS ha difundido por la red de actuar durante el mes sagrado musulmán, en Ramadán. En otros, basta con que los aspirantes a asesino sepan que hay está prevista una aglomeración de personas cerca de su lugar de residencia, como sucedió con los responsables del atentado contra la maratón de Boston, en abril de 2013.

Revista 'Inspire'

El perfil de candidato a 'lobo solitario' que manejan los expertos antiterroristas, no obstante, es el de alguien que consume información de los islamistas y que ha comenzado a dar pasos en los que ha cambiado su forma de actuar en público, no sólo adoptando los ritos musulmanes de forma extrema sino también defendiéndolos en público y recriminando a los 'infieles' su comportamiento. Si los expertos que monitorizan la red detectan que una personas con este perfil reune también la información sobre cómo perpetrar atentados, las alarmas se encienden. Aunque ningún experto antiterrorista se atreve a realizar una estimación, la valoración es que existen cientos de personas a lo largo de Occidente y países como Turquía, Marruecos o Kenia capaces de actuar de esta forma.

En estos momentos, además, existe una pugna abierta entre el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) y Al Qaida, por hacerse con el mayor número de seguidores. Este último grupo, por ejemplo, acaba de difundir por la red el último número de su manual terrorista, 'Inspire', en el que ofrece lecciones sobre cómo llevar a cabo «asesinatos profesionales» o atentados contra domicilios particulares de potenciales víctimas. El Isis, por otro lado, dedica sus manuales en Internet a ideologizar a sus seguidores y convencerles de que deben aceptar el martirio y suicidarse -matando por el camino a todas las víctimas que puedan- en nombre del califato.

En este sentido, los expertos creen que cuando el Estado Islámico reivindica la matanza de Orlando está aprovechando esta figura del 'lobo solitario' y agregan que habría diferenciar entre los atentados 'inspirados' por un grupo yihadista y los 'dirigidos'. El tiroteo del club Pulse es el ejemplo claro de atentado 'inspirado' -puesto que no existe ni financiación directa por parte del ISIS, ni apoyo lógistico ni una preparación llevada a cabo por parte de los dirigentes terroristas- El ejemplo de atentado 'dirigido' sería la matanza de Bataclán de París de noviembre del año pasado, en la que los asesinos del Isis habían contado con apoyo económico del Estado Islámico, se habían entrenado en los campos de Siria y contaban con una estrategia fijada por la cúpula del Isis.