El Correo
La falda escocesa lleva una pequeña bolsa de piel que cuelga de una cadena o correa.
La falda escocesa lleva una pequeña bolsa de piel que cuelga de una cadena o correa.

El kilt no entiende de independencia

  • Junto a las gaitas y el whisky, la falda es el gran símbolo de la cultura escocesa. Actualmente los hombres solo la usan en ocasiones especiales, como bodas o los Juegos de las Highlands. El color diferencia a los clanes y llevar ropa interior debajo es un deshonor

Escocia vive hoy un día histórico, y muchos hombres irán a votar al referéndum por la independencia con su indumentaria más típica: el kilt o falda escocesa. Esta prenda se ha convertido en los últimos 300 años en un símbolo de la cultura caledonia, tan enraizada en la sociedad que no sirve para distinguir a los partidarios del sí y del no.

¿Cómo es el kilt?

El kilt de hoy no tiene nada que ver con la falda escocesa de los inicios. Singular por su diseño y confección, el exitazo de Braveheart disparó su popularidad a mediados de los noventa y la volvió a colocar en las pasarelas de moda de todo el mundo.

La falda consiste en una pieza de tela de ocho metros que se envuelve alrededor del cuerpo y que se sujeta con correas y hebillas. Esta prenda que se lleva hasta las rodillas, es lisa en su parte delantera y tableada en la trasera. Las capas superpuestas de las zonas lisas se llaman 'delantales' y se sujetan con un pasador kilt, solo están cosidas a la altura de la cintura. La tela de la falda es de un tejido con estampado a cuadros conocido por el nombre de tartán.

Fabricado con lana, los primeros tartanes se componían de cuadros sencillos de 2 o 3 colores que se obtenían de plantas, raíces y bayas, y es por eso que las cualidades del tejido dependían de las materias primas disponibles en las regiones donde se fabricaban. Al principio se distinguía a los enemigos y aliados por los colores y las líneas estampadas en cintas que se ataban a los gorros, y más adelante pasaron a usarse en los kilts como símbolo de los clanes escoceses.

El kilt no entiende de independencia

Todavía hay unos pocos que emplean la vestimenta tradicional en el día a día, pero la mayoría solo la utiliza en acontecimientos formales como bodas, celebraciones o los Highland Games. El color de la falda diferencia tradicionalmente a los distintos clanes, sin embargo, no todos los historiadores están de acuerdo con esta afirmación. Hugh Trevor-Roper defiende en su libro 'La invención de la tradición: la tradición de las Highlands en Escocia' la tesis de que el kilt es una prenda más reciente en la historia de lo que se ha hecho creer, y que los diferentes tartanes de los clanes son una invención más tardía.

El origen del kilt: ¿lo creó un inglés?

Existen diferentes teorías sobre el nacimiento de las faldas escocesas. Algunos historiadores afirman que el kilt se adaptó como prenda de vestir allá por el siglo XVI en los Highlands (región montañosa del norte de Escocia), siendo influencia de la forma de vestir de los normandos y vikingos que invadieron las islas británicas en el siglo VIII. Sin embargo, otras fuentes achacan su creación a un inglés después de la Unión de 1707. Cualquiera que fuera el caso, esta falda llegó a ser un símbolo de los guerreros rebeldes, y aún hoy es parte de la indumentaria de los regimientos escoceses del ejército británico.

Los orígenes de la falda escocesa están en el feiladh mor (en gaélico, 'kilt grande'), una túnica larga que cubría todo el cuerpo, sujetándose al hombro con un broche.

Cómo llevar el kilt y sus accesorios

Como todas las indumentarias típicas, el kilt se complementa con otros accesorios, entre ellos destacan un cinturón y una pequeña bolsa de piel que cuelga de una cadena o correa, el sporran. Fabricado en cuero y plata, se utiliza como monedero ya que la falda no tiene bolsillos, y antiguamente cuando los escoceses estaban en batalla los usaban para guardar los dientes de los enemigos vencidos. También a la tela del kilt se le suele añadir un pequeño alfiler que sirve para adornar y añadir peso.

En las piernas se llevan medias de lana dobladas por debajo de la rodilla y adornadas con ligas, y en la parte superior de la media se esconde un pequeño puñal, conocido como sgian dubh. Originalmente este cuchillo tenía la lámina de acero y el mango de ébano, pero hoy en día suelen ser de menor calidad y la hoja no está afilada. En los pies se llevan los ghillie brogues, zapatos de cuero calado cuyos cordones se anudan por encima de los tobillos.

El traje tradicional escocés se completa de una camisa blanca con corbata o pajarita y de una chaqueta.

¿Y debajo de la falda?

Aunque en la actualidad se puede ir con ropa interior debajo de la falda escocesa, la tradición de origen militar manda no llevar nada. Llevar la prenda de esta manera era ir de regimiento y de reglamento militar, y era obligatorio cumplir la norma salvo para hacer actividades de deportes especiales, formar parte de la banda de gaitas (ya que al marcar el paso se levantaban los tobillos) o asistir a actos donde se coincidiese con mujeres.

El kilt no entiende de independencia

A día de hoy no existe un control sobre quién cumple la tradición, pero durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, los sargentos inspeccionaban a los soldados con un espejo para ver si llevaban o no algo debajo de su falda escocesa.

También para las mujeres. El kilt no es una falda exclusiva para los hombres, ya que las mujeres tienen una versión con una tela más ligera y menos pliegues, denominada 'kilted skirt'.